Elecciones Presidenciales 2012

publicidad
21 de junio de 2012 • 01:47 PM • actualizado a las 03:49 PM

Romney suaviza el tono respecto del tema migratorio

Mitt Romney encabezó un evento en Orlando, Florida.
Foto: Getty Images
 

El candidato presidencial republicano, Mitt Romney, suavizó el tono de su discurso en relación al espinoso tema migratorio a días de que el presidente Obama anunciara el freno a las deportaciones de los jóvenes estudiantes indocumentados. Si bien no prometió una reforma migratoria hacia los 11 millones de indocumentados que residen en el país, sí habló de un plan de reforma para atraer trabajadores temporales y agilizar las visas familiares.

Durante un discurso ante la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Elegidos (NALEO, por su sigla en inglés), Romney afirmó que, si gana la presidencia, no se conformará con "medidas provisionales" que no arreglan el problema de la inmigración ilegal en Estados Unidos.

Ante una audiencia de cerca de mil personas, Romney criticó el anuncio del presidente Barack Obama el viernes pasado de que suspenderá las deportaciones de estudiantes indocumentados que vinieron al país cuando eran menores y les dará un permiso de trabajo temporal.

Según Romney, Obama esperó tres años y medio para ofrecer ese alivio migratorio porque de repente, por motivos electorales, sintió "la abrumadora necesidad de hacer lo que podía haber hecho desde el principio".

"No me conformaré con medidas provisionales", afirmó Romney, al asegurar que trabajará con ambos partidos en el Congreso para lograr soluciones a largo plazo con el fin de "fortalecer la inmigración legal".

Romney dijo que buscará resolver el problema de la inmigración ilegal "de forma civil y resuelta".

"Cuando les haga una promesa, la cumpliré", afirmó Romney, quien fue aplaudido brevemente al anunciar su plan migratorio.

El plan incluye el fortalecimiento de la seguridad fronteriza, un programa de trabajadores temporales, la ampliación de visas para extranjeros con altas destrezas laborales, y la residencia legal para estudiantes indocumentados que presten servicio militar.

Son, por lo demás, elementos que ya están incluidos en la reforma migratoria que permanece estancada en el Congreso de EE.UU. desde hace varios años debido a la falta de consenso entre demócratas y republicanos.

El discurso de Romney ante NALEO dista mucho de la retórica de "mano dura" que utilizó durante el proceso de primarias republicanas, y hoy pareció adoptar una postura centrista en el campo migratorio.

Durante las primarias, Romney dijo apoyar la "autodeportación" de los indocumentados, afirmó que revocaría el "Dream Act" para legalizar a los estudiantes indocumentados si el Congreso la aprobaba, y comentó que la ley SB1070 de Arizona, que convierte en delincuentes a los sin papeles en ese estado, debería servir de "modelo" para el resto del país.

Al modificar su tono en el ámbito migratorio hoy, Romney no precisó si, de ganar la presidencia el próximo 6 de noviembre, revocaría la medida anunciada por Obama el viernes pasado.

El mandatario estadounidense ofrecerá su propio discurso ante NALEO mañana viernes, cuatro años después de comparecer ante este foro como candidato presidencial.

Según NALEO, al menos 12,2 millones de hispanos acudirán a las urnas en noviembre y su voto será clave en estados "bisagra" como Arizona, Colorado, Florida, Nevada y Nuevo México.

Agencias Terra Terra