Elecciones Presidenciales 2012

publicidad
13 de octubre de 2012 • 06:03 AM • actualizado a las 01:50 PM

Romney y Obama chocan con sus propuestas fiscales

El presidente Barack Obama se reúne con Mario Orosa, de North Canton, Ohio, y otros ganadores del concurso de recaudación de fondos de campaña "Dinner With Barack" (Cena con Barack) en el Smith Commons Dining Room and Public House en Washington, el viernes, 12 de octubre del 2012.
Foto: Jacquelyn Martin / AP
 

Hay que ser un adivino para descifrar si el candidato republicano Mitt Romney recortaría o aumentaría los impuestos si es elegido presidente, mientras el mandatario Barack Obama promete también reformar el sistema fiscal, pero sin ofrecer muchos detalles.

What is Your Idea for a Better Country?

A diferencia de Romney, Obama quiere que cualquier reforma genere suficientes ingresos para lidiar con el déficit. Pero es difícil hacer eso y no afectar a la clase media. Sin embargo, el plan de Romney, mucho más ambicioso, se ha vuelto el centro de atención en la campaña presidencial.

Romney promete un recorte de 20% en las tasas de impuestos, pero no dice cuáles deducciones eliminaría para costearlo. Ofrece una nueva redacción del código de impuestos que recortaría los impuestos sobre la renta para todos, para llevarlos de la tasa máxima de 38% a 25%.

El plan del candidato republicano ofrece el dulce postre de radicales reducciones fiscales pero ningunas de las verduras de cómo costearlas. Romney y su compañero de fórmula Paul Ryan dicen que van a disminuir las exenciones tributarias y a depender de nuevos ingresos generados por el crecimiento económico para recuperar los costos. El plan presupuestario de Ryan en la cámara baja presenta incluso una tasa fiscal menor al 25%.

Obama, en cambio, subiría la tasa máxima a 39,6%, dejando bien claro que no abandona la idea de que los individuos con ingresos de más de 200.000 dólares anuales y las parejas con más de 250.000 dólares deben pagar más impuestos. Esa idea no ha avanzado en el Congreso, incluso cuando los demócratas tuvieron mayorías claras en ambas cámaras en los dos primeros años del gobierno de Obama.

Romney dice que eliminará los impuestos al patrimonio heredado y que los anularía a las ganancias de capital y a los ingresos por inversión para las parejas que ganen menos de 200.000 dólares al año. También suspendería el impuesto mínimo alternativo.

Todo esto, afirman los republicanos, no reduciría el monto de los impuestos pagados por los acaudalados, ni elevaría los impuestos a la clase media o a los pobres.

Terra Terra/AP