Elecciones Presidenciales 2012

publicidad
21 de agosto de 2012 • 04:24 PM • actualizado el 21 de agosto de 2012 a las 11:55 PM

Todd Akin, el radical que ha 'enfurecido' hasta a Romney

Romney le dijo que debería escuchar la recomendación de sus compañeros en el Congreso y presentar su renuncia.
Foto: Getty Images
 

Mitt Romney se unió al grito de su Partido que pidió la salida del senador de Missouri, Todd Akin.

"Los comentarios de Todd Akin estuvieron mal y fueron ofensivos y él debería considerar seriamente qué curso tomar para el mejor interés de nuestro país. Sus compañeros de Missouri le recomendaron hacerse a un lado y creo que debería aceptar su consejo y salir del Senado". Pero Akin desafió el llamado y hasta el momento no se ha retirado.

La controversia surgió cuando el legislador dijo que las mujeres violadas raras veces quedan embarazada.

What is your Idea For a Better Country?

"Primero que nada me parece, de todo lo que entiendo de los médicos, que ello (que una mujere quede embarazada si es violada) es realmente inusual", declaró Akin a la televisora KTVI de St. Louis cuando se le preguntó si apoyaría que el aborto fuera legal para las mujeres que han sido violadas.

Pero, quién este político que ha revolucionado la campaña electoral en EE.UU.

Se trata del mismo que calificó de "cáncer socialista" el programa de préstamos universitarios del Gobierno, votó en contra de una ley para mejorar la nutrición infantil y ahora ha enfurecido a los republicanos al hablar de violaciones "legítimas".

 Akin es legislador desde el año 2000 y tiene de 65 años. Se opone radicalmente al aborto, y de momento ha revolucionado la campaña electoral obligando al Partido Republicano a rechazar sus opiniones y pedir su retirada de la contienda por un escaño al Senado por Missouri.

Sin embargo, Akin, ha hecho gala de la insubordinación que le afama al asegurar, a apenas unas horas de que finalice el plazo para su retirada voluntaria de la contienda, que continuará en la papeleta pese a las peticiones de su partido.

Y es que el legislador se ha caracterizado por su conservadurismo radical, rechazando en muchas ocasiones propuestas respaldadas por la mayoría de su bancada.

Akin, que lidera uno de los grupos de apoyo al ultraconservador Tea Party, votó, por ejemplo, este año contra una ley para la investigación y el desarrollo sobre el autismo. Entonces 147 republicanos votaron a favor.

Casado en 1975 con su esposa Lulli y padre de seis hijos, Akin es un ferviente defensor de la independencia del individuo frente al Gobierno, y lleva hasta las últimas consecuencias el concepto de libertad estadounidense basado en la capacidad del ciudadano para decidir, independientemente de que esa idea apoye o no las políticas que secunda su partido.

En 2004 votó contra una ley para mejorar la nutrición infantil, mientras que 217 de sus correligionarios votaron a favor y en 2009 se negó a apoyar un programa para proveer desayunos en las escuelas al calificarlo de "muy invasivo para los padres", pese a que 152 de los suyos apoyaron la propuesta.

"Como un conservador de principios, siempre ha luchado por un gobierno limitado y ha apoyado aquellas medidas que estaban dentro del marco de la Consitutición de los Estados Unidos", explicó su portavoz, Steve Taylor, respecto a sus decisiones en la cámara.

"Esos son los principios que lo han guiado", remachó.

Akin tiene firmes intenciones de continuar su carrera hacia el Senado nacional y hasta el domingo parecía que lo tenía casi hecho.

Ni siquiera su aparición el año pasado en un evento del Tea Party empañó su popularidad entre los ciudadanos cuando explicó pormenorizadamente cómo había conocido a su esposa y cómo habían concebido a sus seis hijos.

Los republicanos, que temen que las declaraciones del senador dañen la campaña electoral de Mitt Romney de cara a la presidencia, tienen más miedo aún de que el Partido Republicano pueda perder la batalla por recuperar el Senado y hacerse así con el control del Congreso tras sus declaraciones.

Es por eso que han decidido retirarle los fondos de campaña para su reelección. Sin embargo, Akin y sus principios siguen en sus trece: "Misuri necesita un verdadero conservador en el Senado", aseguró.

EFE Terra Terra