publicidad
19 de octubre de 2012 • 02:32 PM • actualizado a las 05:00 PM

Carta abierta de María Conchita Alonso a los venezolanos

María Conchita Alonso.
Foto: Suministrada
 

La actriz María Conchita Alonso envió a Terra.com una carta de su puño y letra, dirigida al pueblo venezolano, donde cuestiona severamente el resultado de las recientes elecciones en Venezuela, critica al presidente Hugo Chávez, a quien acusa de manipular y presionar al pueblo para que votara en su favor, y a los órganos de gobierno, que, a su juicio, hicieron la 'vista gorda' frente a las irregularidades durante el acto eleccionario, que permitió la reelección del mandatario, quien disputó la presidencia con Henrique Capriles, el principal contendiente.

A continuación, el texto de la carta escrita por la actriz, y que envió a este medio para su publicación:

En Venezuela las elecciones no pueden ser consideradas auténticas ni democráticas y por ende según la Declaración Universal de DDHH de la ONU, los resultados no reflejan la voluntad del pueblo, por lo tanto... eso es parte también del fraude.

Como todos saben, nací en Cuba y antes de cumplir los 5 años de edad, mis padres nos sacaron a mis hermanos y a mí y nos llevaron a vivir a Venezuela para que pudiésemos crecer en un país democrático, donde el gobierno no controlara tu vida, tu mente, individualidad, presente y futuro. Donde pudiésemos tener sueños y lograrlos, donde tuviésemos una educación libre, donde se respetara la propiedad privada, la libertad de pensamiento, de decisiones y de  prensa.

Desde chiquita crecí viendo y escuchando cómo hacen sus marañas los de Cuba y ahora los rojos-rojitos. Desde antes y ahora, ése tema sigue siendo conversación diaria en mi casa, Sé muy bien cómo hacen sus trampas, cómo adoctrinan y lo maravillosa que es su propaganda que hasta muchos que no son rojos logran creerlas, cómo nos ha ido sucediendo en Venezuela durante las pasadas "elecciones" y sobre todo en esta última, dónde hasta yo, aún consciente de la trampa que ya estaba montada, creí que íbamos a poder salir de este gobierno, el más corrupto de todos, por la vía democrática, o sea, por medio de elecciones.

Me lo creí, porque aunque Chávez es dueño y el que controla todas las instituciones del Estado (entre otras el CNE) pensé que una vez que dieran los resultados a favor de él, el "bravo pueblo venezolano" iba a salir a defender su voto, no de forma violenta, sino como lo propuse durante meses; pacíficamente frente a sus casas donde no corrieran ningún tipo de peligro, pero nada hicieron.

Me lo creí porque ustedes allá en Venezuela me contagiaron su entusiasmo y esperanza de salir de esta pesadilla, y no me sentí capaz de abandonarles. Me lo creí, porque a sabiendas de que muchos ya habían negociado con Chávez, dudé poco cuando dijeron que si éramos mayoría, mucho más difícil sería cometer la trampa. ¡Qué ilusa que fui!  Aún sabiendo cómo funcionan estos ladrones de la libertad y democracia, de las mentes y sueños de cada uno de los ciudadanos, ladrones de nuestro presente y futuro. ¡Caí en sus trampas! y fui cómplice en ayudar a establecer en los ojos del mundo que Venezuela es un país libre y democrático, que el CNE es honesto y transparente, que tenemos una oposición que si aceptó la "derrota" sin pelear, y es porque de verdad habíamos perdido.

Muchos venezolanos quieren seguir con el déspota de Chávez, recibiendo faltas de respeto, de humanidad, burlas, con carencia de alimentos, seguridad, medicinas, destruyendo su economía, su crecimiento, la clase media y alta,. Quiere seguir aceptando que existan más pobres, mas niños en la calle, más insultos, más lavados de cerebro (adoctrinamientos) que ya no sólo existirán para los colegios públicos (bolivarianos) sino también los privados. Muchos venezolanos quieren seguir obedeciendo órdenes y regalando su individualidad, no le importa que sigan metiéndose y expropiando las empresas privadas, edificios, fincas, terrenos, no les importa arrodillarse frente a un tirano por miedo a una rebelión civil. Pues déjenme decirles algo: yo soy una persona pacífica, prefiero el diálogo y llegar a un acuerdo antes que matarnos unos a otros, pero con este tipo de gente, no existen los diálogos.

Este era el único momento que tuvimos para salirnos de este régimen comunista. El chavismo no se queda por 6 años, ¡nooo que va! Se queda hasta siempre a no ser que el "bravo pueblo Venezolano" despierte y haga algo al respecto. Para mí, y se ha probado en varios de los casos, la trampa se efectuó de muchas maneras; a último momento fueron a pueblitos y regalaron dinero, casitas, pagaron el bono vacacional a empleados públicos y damnificados; obligaron a votar por Chávez por la vía del soborno. El CNE a última hora abrió centros en varios lugares sin testigos de la oposición. Presidentes de mesas del PSUV se metían con votantes detrás de los cubículos en pueblitos aislados, donde no estaban nuestros testigos

El PSUV violó muchas normas y el CNE lo dejó pasar, al igual que la MUD, que mantuvo silencio a sabiendas de todas las irregularidades y trampas que venían haciendo. Hubo multiplicación de cedulas entre los venezolanos, cosa ya común en nuestras "elecciones", y se las dieron a miles de cubanos, iraníes, colombianos, chinos, nicaragüenses. Nunca creí en el "simulacro" de hace unos meses, las maquinitas "SMARTMATIC" ya estaban arregladas, no dejaron que varios testigos de la oposición cumplieran su función ya que cuando llegaron a sus mesas en la madrugada les dijeron que ya estaban full (aunque estos testigos tuviesen todo en orden).

Muchos dicen que es muy fácil para mí decir eso viviendo en EE.UU. y que por qué no voy para allá, para luchar. Déjenme decirles que si yo piso Venezuela me esperan dos opciones: o la muerte o la cárcel, opciones que ninguna de las dos quiero y con las cuales no podría seguir luchando y educando al mundo de la verdad que vive el país. Y no sólo por Venezuela lucho, sino que lo hago también por Cuba, por el resto de Latinoamérica y por Estados Unidos, país donde aunque existan errores y cosas por cambiar, es un país que te da libertad y oportunidad. Si trabajas duro, logras lo que quieras de la vida.

Y ahora vienen las elecciones regionales. Ay Dios. Y el jueguito sigue, y muchos de los venezolanos se siguen prestando al juego. Ya me han llamado radical, me han "dejado amigos" por el FB y seguidores en Twitter, ¿Me importa? ¡Para nada! Me siento muy orgullosa de que tengo los bríos para hablar claramente de lo que se está pasando y por lo cual están destruyendo un país tan maravilloso y con una gente tan linda como la venezolana. ¿Quieren ir a votar? Vayan, no les voy a decir que no porque eso sería comportarme de la misma forma como lo hacen los rojos, obligarles a que hagan lo que ellos quieren y no respetarles sus propias decisiones, pero yo ya no voto mas.

Hasta aquí llegué. No es que deje de escribir u opinar sobre la política, eso jamás porque aunque la detesto, llevo dentro de mí el deseo de ayudar a que todos seamos libres, respetados y más felices, por lo tanto lo seré yo también; en crear un mundo mejor donde todos puedan tener el control de sus  vidas, donde no dependan de un gobierno para comer, sino para que les enseñen a trabajar su propia comida. Pero sí le voy a dedicar más tiempo a mi carrera, vida personal y a seguir siendo la voz de los animales (o sea, de los peludos).

El que siga pensando que no hubo fraude, de una u otra forma, muy bien, allá ustedes. El que siga pensando que el CNE es transparente, muy bien, allá ustedes. El que siga pensando que la MUD hizo todo lo que pudo para que fuesen respetados nuestros principios democráticos, muy bien, allá ustedes. El que quiera ir a votar en las regionales, no soy quién para decirles que no lo hagan, allá ustedes. El que siga creyendo que al chavismo lo tendremos solo por 6 años más y luego se saldrá de él por la vía democrática y con el mismo CNE que tenemos, muy bien, allá ustedes. No serán mis enemigos por pensar distinto a mí. Respeto sus opiniones aunque no las comparta porque fui educada. Crecí y sigo viviendo en un país donde existe la plena libertad de expresión. 

¿Chavismo hasta el 2019 o hasta siempre? Hasta que el "Gloria al Bravo Pueblo" deje el miedo (que es nuestro peor enemigo natural) y haga algo al respecto. Esto es una lucha entre el bien y el mal, o sea, entre Dios y el diablo. Por ahora, ganó Lucifer. Pero yo le voy a Dios. ¿Y tú?

María Conchita Alonso

Terra