Elecciones Presidenciales

publicidad
12 de abril de 2013 • 05:05 PM • actualizado a las 05:08 PM

Venezuela y EE.UU.; ¿retomarán relaciones bilaterales?

El profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Internacional de Florida (FIU), Eduardo Gamarra, sostiene que quien asuma el poder debe restablecer las relaciones con EE.UU.
Foto: Getty Images

Las  tensas relaciones entre Estados Unidos y Venezuela vienen desde hace más de una década cuando el fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, expulsó al embajador de Estados Unidos Patrick Duddy del país. Esto, sin contar los ataques frecuentes de  Chávez tildando a Estados Unidos de imperialista. Pero, independientemente de si gana el candidato del oficialismo, Nicolás Maduro o el candidato de la Mesa de Unidad Democrática, Henrique Capriles; muchos se preguntan si con un nuevo presidente después de 14 años, habrá oportunidad de que ambos países “limen asperezas”.

 “Si ganara Capriles -que yo personalmente no creo que suceda-estaríamos viendo un restablecimiento total de las relaciones con Estados Unidos”, dijo en conversación con Terra el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Internacional de Florida (FIU), Eduardo Gamarra.

Sin embargo, Gamarra dijo que esto no quiere decir que si gana Maduro no vaya a haber un restablecimiento de las relaciones.  

“A estados Unidos no le conviene no tener un embajador en Venezuela y mantener una relación antagónica.  Además, el restableciendo de las relaciones diplomáticas le conviene a ambos países, más que todo por una cuestión socioeconómica”.  

Esto, a pesar de que la dependencia de petróleo de Estados Unidos con el país latinoamericano ha bajado, según dijo.

No obstante el experto sostiene que “ahora es difícil pronosticar el curso que tomarán las relaciones entre Venezuela y Estados Unidos porque estamos en plena campaña electoral y Maduro no se va apartar de la retórica vulgar hacia Estados Unidos. El candidato del gobierno tiene que ser totalmente antiamericano”.

Aunque hizo hincapié en que las conversaciones para lograr una mejor relación diplomática “ya se están dando”.

Cuando aún no había muerto Hugo Chávez, la jefa de asuntos latinoamericanos del Departamento de Estado, Roberta S. Jacobson tuvo una prolongada conversación telefónica con el entonces vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, donde hablaron de reponer los embajadores. La llamada se dio el 21 de noviembre de 2012.

Varias semanas después Jacobson dijo públicamente, “siempre estamos interesados en tener una relación más productiva con Venezuela, empezando por la lucha contra el narcotráfico, y para tener una relación más productiva uno tiene que hablar con la gente”.

El suceso fue reportado el 12 de diciembre en una columna del columnista del diario El Universal, Nelson Bocaranda.

Gamarra también explicó en conversación con Terra que Estados Unidos ha de dejado de tener injerencia en las decisiones de otros países y el hecho de que se restablezcan las relaciones no significa que vaya opinar en asuntos internos, como la elección de un canciller o decisiones políticas de otra índole.  

Aunque tras el fallecimiento de Chávez, Maduro acusó a Estados Unidos de estar involucrado en una maniobra para desestabilizar a Venezuela, luego de que Capriles denunciara un plan de los chavistas para matarlo el Departamento de Estado de EE.UU. lo desmintió inmediatamente. La portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland sostuvo que, “Estados Unidos rechaza categóricamente denuncias de que esté implicado en algún plan para desestabilizar al gobierno venezolano o para dañar a alguien en Venezuela”.

Teniendo en cuenta que el asunto no pasó a mayores quizás el “mal sabor” desaparezca tras la elección.

 

 

 

 

 

 

Terra