publicidad
15 de noviembre de 2012 • 03:01 PM • actualizado a las 03:02 PM

En deuda con las mujeres

Foto: Getty Images
 

Decía Jacqueline Kennedy que el título de primera dama era un nombre más apropiado para un caballo que para una mujer. Ella fue, a los 31 años, la esposa de un presidente de los Estados Unidos más joven de la historia. Participó de la campaña electoral de su marido en 1960, contra Richard Nixon, hasta con un anuncio pronunciado en fluido castellano. Con otro perfil, Michelle Obama también interviene en forma decisiva en la carrera del presidente, ahora reelegido. En su caso, quizá como Hillary Clinton en sus tiempos, con un temperamento avasallador, sin inmiscuirse en los asuntos del Ala Oeste de la Casa Blanca.

En general, todas las primeras damas norteamericanas han emprendido causas sociales: Nancy Reagan contra la drogadicción, Laura Bush por la lectura y Michelle Obama contra la obesidad infantil. Ese papel ha sido más discreto en América latina hasta que comenzaron a surgir presidentas con maridos o, como Michelle Bachelet, sin ellos. Ese sesgo debería traducirse en una mejora en los índices de igualdad entre sexos, cerrando la brecha. En ese aspecto, la región está mejor que Asia, el Pacífico, Medio Oriente y el norte de África, según el índice mundial “Global Gender Gap Report 2012: The Best And Worst Countries For Women”.


Leer más: Fox News Latino
Terra