publicidad
30 de septiembre de 2013 • 05:21 AM

Juan XXIII, el "Papa Bueno" que abrió la Iglesia al mundo será santo en abril

 

Juan XXIII (1881-1963), el "Papa Bueno", que convocó el Concilio Vaticano II, cambió a la Iglesia y la lanzó hacia el tercer milenio, fue beatificado por Juan Pablo II el 3 de septiembre del año jubilar 2000 y será canonizado el próximo 27 de abril.

Angelo Roncalli siempre ha gozado de la devoción de los fieles, pero hasta el momento el Vaticano no había aprobado ese segundo milagro necesario para proclamarle santo.

Roncalli nació en 1881 en Sotto il Monte, Bérgamo, en el norte de Italia, en el seno de una familia numerosa, campesina y profundamente católica, y le fue concedida una beca para estudiar Teología.

Tras ocupar la delegación apostólica de Bulgaria, Turquía y Grecia, fue nuncio en París durante ocho años.

En enero de 1953 Roncalli fue nombrado Cardenal y Patriarca de Venecia, diócesis pequeña pero importante.

El 28 de octubre de 1958, con 77 años de edad, fue elegido para suceder a Pío XII y durante su pontificado modernizó la vida en la corte vaticana, flexibilizando el protocolo y facilitando el contacto del papa con la realidad cotidiana.

Rejuveneció el Colegio Cardenalicio, en el que incluyó a representantes de zonas del mundo tradicionalmente ausentes e intensificó las relaciones diplomáticas del Papado con los líderes políticos mundiales, incluyendo a los soviéticos, por lo que contribuyó a reducir la tensión entre comunistas y cristianos.

Estableció relaciones amistosas con las iglesias protestantes y ortodoxas, por lo que institucionalizó en el Vaticano una Comisión para la Unidad Cristiana. Y eliminó de la liturgia las viejas alusiones contrarias a los judíos.

Publicó ocho encíclicas, entre ellas "Pacem in Terris" (1963), la primera en la historia dirigida a "todos los hombres de buena voluntad", y no sólo a los creyentes.

Dos meses después del inicio de su pontificado convocó a todos los obispos del mundo a la celebración del Concilio Vaticano II, con el objetivo de promover la adaptación de la Iglesia a los nuevos tiempos y el acercamiento a las restantes religiones cristianas.

En esta ocasión el Concilio no sirvió para refutar errores, sino para examinar en profundidad la religión católica para ofrecérsela al mundo del siglo XX en un lenguaje comprensible.

El 3 de junio de 1963, poco después de iniciarse el Concilio, Juan XXIII moría tras una larga enfermedad.

El papa Francisco, que en sus seis meses de pontificado ha resaltado en numerosas ocasiones la figura del "Papa Bueno", sorprendió el 5 de julio pasado al anunciar que lo proclamará santo sin esperar ese milagro, en una decisión inédita.

El portavoz vaticano, Federico Lombardi, afirmó que Francisco, en el caso de Juan XXIII, no tiene dudas de su santidad.

"Conocemos todos las virtudes y la personalidad del papa Roncalli, no es necesario explicar los motivos de su santidad", dijo Lombardi, que precisó que ello no quiere decir que a partir de ahora todos los beatos sean canonizados sin un segundo milagro.

El arzobispo Loris Capovilla, de 95 años, que fue secretario privado de Juan XXIII, dijo que no le había sorprendido la decisión de Francisco, ya que el "Papa Bueno" era un hombre sencillo, humilde y obediente, y aseguró que la canonización será "la gran fiesta" del Concilio Ecuménico Vaticano II.

La santificación de Juan Pablo II y Juan XXIII se produce en el 50 aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II, convocado por Roncalli, aquel papa del norte de Italia al que todos consideraban un papa de "transición".

Se da el caso de que Juan XXIII fue beatificado junto al papa Pío IX, el polémico último papa-rey (1792-1878, elegido Papa en 1846).

La beatificación conjunta levantó una fuerte polémica en sectores de la Iglesia, que consideraron que se comete una injusticia con el papa Roncalli al colocarle en el mismo nivel que a Pío IX.

Y es que según estos sectores, fueron dos pontífices de pensamientos opuestos y mientras Juan XXIII con el Concilio Vaticano II abrió la Iglesia al mundo y a los humildes, Pío IX se opuso a las conquistas sociales de su época, a la modernidad y al "Risorgimento" que llevó a la unidad de Italia y fue antisemita.

En esta ocasión, Juan XXIII será proclamado santo junto a otro papa, Wojtyla, el pontífice más mediático de la historia de la Iglesia, de una personalidad arrolladora y observadores vaticanos aseguraron hoy que de nuevo, aunque por otra causa, el "Papa Bueno" quedará "eclipsado".

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.