publicidad
10 de febrero de 2013 • 04:03 PM

Líder opositor sirio dice que régimen pone condiciones imposibles al diálogo

 

El líder del mayor grupo opositor sirio, Ahmed Muaz al Jatib, aseguró hoy que el régimen de Bachar al Asad ha planteado "unas condiciones imposibles para la negociación", tras recibir la respuesta de las autoridades a su oferta de diálogo.

En un comunicado difundido en Facebook, Al Jatib explicó que, si el régimen desea que el diálogo se celebre dentro de Siria, este deberá tener lugar en las "tierras liberadas del norte del país", al tiempo que señaló que trasladará esa respuesta a la Coalición Nacional de Fuerzas Revolucionarias y de la Oposición Siria (CNFROS) para que la estudie.

"El régimen ha puesto condiciones imposibles para las negociaciones, entre ellas que se celebren en un lugar que ha convertido en una gran celda para gente como (el dirigente opositor) Abdelaziz al Jayer", señaló, en clara alusión a Damasco.

Además, el líder opositor dijo que las autoridades sirias consideran "una condición imposible" que su representante en las conversaciones sea el vicepresidente del país, Faruk al Shara, como había propuesto él mismo.

Al Jatib presentó el pasado 30 de enero una iniciativa, que no ha sido respaldada por todos los miembros de la CNFROS, en la que proponía abrir conversaciones con Al Shara a condición de que se liberase a 160.000 detenidos.

Esta semana, exigió la puesta en libertad de todas las mujeres detenidas hasta este domingo, como requisito imprescindible para mantener su oferta de conversaciones.

Pese a ello, consideró, en su comunicado de hoy, que el régimen actúa "de forma inhumana" con la libertad de los detenidos, sobre todo de las mujeres, ya que su iniciativa dejó de lado las condiciones políticas o militares para hallar una base común para el diálogo.

Asimismo, Al Jatib anunció que el Gobierno sirio ha pedido a la oposición listas de los detenidos que quieren que sean liberados, "cuando en Siria no hay familia que no haya sufrido que alguno de sus miembros sea refugiado, detenido o mártir".

El antiguo imán de la mezquita de los Omeyas defendió su propuesta de dialogar porque, aunque no confía en el régimen, "es un deber patriótico y ético negociar para conseguir la renuncia del régimen, y que no haya más sangre y destrucción".

Sin embargo, en su opinión, "tras dos años de crímenes brutales, el régimen todavía intenta ganar tiempo en un diálogo estéril".

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.