Internacional

publicidad
08 de noviembre de 2012 • 04:21 PM

Nació hombre y se hizo mujer; ahora se arrepintió

Ria Cooper, de 18 años.
Foto: DIFUSION
 

El cambio de sexo es un gran adelanto científico y médico para aquellos que sienten que nacieron en el cuerpo equivocado. Así fue como Ria Cooper, una inglesa de 18 años, se convirtió en la persona más joven en cambiar de sexo.

Sin embargo, Cooper dijo ahora estar arrepentida de su decisión. Es que, según contó, quiere volver a ser varón porque no soporta la angustia mental que conlleva ser mujer.

A menos de un año de la operación, ya intentó suicidarse dos veces. Las hormonas femeninas que toma para que se le desarrollen los pechos, han hecho estragos en su salud mental.

"Las hormonas me provocan altibajos. En un momento me siento mal humor y al minuto siguiente me siento muy feliz", dijo.

Ahora Cooper quiere volver a ser un hombre gay, alistarse al ejército y tener una carrera armada.

Terra