Narcoviolencia

publicidad
19 de diciembre de 2012 • 07:03 PM • actualizado a las 09:52 PM

Cartel ofrece a Peña Nieto dejar armas a cambio de seguridad

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, durante el primer Consejo de Seguridad Nacional de su administración, en Ciudad de México.
Foto: EFE en español
 

La banda del narcotráfico de Los Caballeros Templarios colocó este miércoles mantas con mensajes en los que ofrece al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, dejar las armas a cambio de mejorar la seguridad en el estado occidental de Michoacán, dijeron fuentes oficiales.

La organización criminal utilizó las "narcomantas" colocadas en los municipios de Morelia y Zamora, en Michoacán, así como en la ciudad de Uriangato del estado vecino de Guanajuato, para enviar el mensaje al mandatario.

Una fuente del Gobierno de Michoacán confirmó a Efe que las mantas fueron colocadas durante la madrugada de este miércoles en puentes y tanques de agua.

Agentes de las policías municipales y miembros del Ejército mexicano retiraron los mensajes, en los que el grupo criminal acusa al expresidente Felipe Calderón, originario de Michoacán, de haber dejado a México con un problema de inseguridad.

Los Caballeros Templarios son una banda del narcotráfico que nació en Michoacán en diciembre de 2010 como una escisión de la organización criminal La Familia Michoacana.

Ambas agrupaciones han operado principalmente en los estados de Michoacán, Guanajuato, Jalisco, Querétaro, Guerrero y México, así como en la capital mexicana.

La Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía nacional) ha identificado a ambas bandas como las responsables de traficar droga desde Suramérica a Estados Unidos aprovechando los más de 270 kilómetros de litoral de Michoacán en el Océano Pacífico.

También se dedican a la producción de drogas sintéticas y han ampliado sus acciones al "cobro de piso" (extorsión) a comerciantes, conductores de transporte público y profesionistas.

La PGR relaciona a ambas bandas con cientos de secuestros y homicidios registrado desde 2006, cuando La Familia Michoacana se adjudicó el asesinato y decapitación de cinco hombres, cuyas cabezas fueron arrojadas en el bar "Sol y Sombra" del municipio de Uruapan.

Los líderes de La Familia Michoacana eran José de Jesús Méndez Vargas "El Chango", Nazario Moreno González "El Chayo", Dionisio Loya Plancarte "El Tío", Enrique Plancarte Solís "La Chiva" y Servando Gómez Martínez "La Tuta".

El 10 de diciembre de 2010 fuerzas federales anunciaron que habían dado muerte a "El Chayo" -sin que su cuerpo fuera encontrado- en el municipio de Apatzingán, por lo que la organización criminal sufrió un quebranto que provocó la creación de Los Caballeros Templarios bajó las órdenes de "El Tío", "La Chiva" y "La Tuta".

En noviembre pasado, militares descubrieron un "narcorancho" en Apatzingán, propiedad de Plancarte Solís, donde se encontraron espadas metálicas, un arsenal, droga, dinero y supuestas evidencias de que "El Chayo", a quien sus seguidores consideran un santo, está vivo.

El 29 de noviembre pasado Los Caballeros Templarios colocaron "narcomantas" en las que revelaron presuntos apoyos financieros al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y a la campaña proselitista del actual gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo.

Terra/EFE Terra