publicidad
21 de enero de 2013 • 11:40 PM • actualizado a las 01:29 AM

¡Dios mío! Hasta los curas son extorsionados por el narco

La Iglesia Católica ha puntualizado reiteradamente el riesgo que corren los sacerdotes en México, especialmente los que actúan en zonas con presencia del narcotráfico.
Foto: AFP
 

El obispo católico de Nezahualcóyotl, una populosa y empobrecida región del centro de México, denunció este lunes que varios sacerdotes han sido extorsionados y amenazados por supuestos grupos del crimen organizado en su diócesis, vecina de la capital del país.

Afortunadamente "no tenemos que lamentar ninguna muerte, más que la violencia psicológica que ha sido a través de la extorsión", dijo el jerarca católico Luis Morales al diario El Universal.

Una fuente de la Conferencia Episcopal Mexicana confirmó a la AFP la denuncia de Morales y señaló que la Iglesia Católica ha puntualizado reiteradamente el riesgo que corren los sacerdotes en México, especialmente los que actúan en zonas con presencia del narcotráfico.

Según el obispo Morales, los sacerdotes han recibido llamadas telefónicas para que entreguen parte del dinero que reciben como limosna.

"Son contados los sacerdotes que han dado una cantidad de dinero, otros gracias a Dios han sabido manejar la situación", manifestó al diario el obispo de Nezahualcóyotl, cuya diócesis comprende la ciudad del mismo nombre, junto con las de La Paz e Ixtapaluca, ubicadas al oriente de la capital mexicana y con una población conjunta de unos 3,5 millones de habitantes.

Morales dijo que al menos una decena de párrocos reconocieron que entregaron dinero ante las amenazas.

Las autoridades del estado de México (centro) han manifestado preocupación por una ola de asesinatos que en las últimas dos semanas deja cerca de 40 muertos en la capital y en las ciudades que la rodean.

El procurador (fiscal) de ese estado, Miguel Ángel Contreras, relacionó el incremento de la violencia con una creciente presencia de los cárteles La Familia Michoacana, Los Zetas y un nuevo grupo denominado Guerreros Unidos.

Por el contrario, las autoridades capitalinas rechazaron que el incremento de la violencia se relacione con acciones del crimen organizado como las que azotan a otras regiones del país y que, según cifras del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, dejó más de 70.000 muertos durante el sexenio (2006-2012) de su antecesor, Felipe Calderón.

AFP Terra