publicidad
06 de octubre de 2012 • 08:27 AM • actualizado a las 08:31 AM

Fugitivo estadounidense mataba a sueldo para los Zetas

Esta fotografía sin fecha proporcionada el viernes 5 de octubre de 2012 por la Oficina de la Gobernadora de Nuevo México muestra al fugitivo Edward Salas.
Foto: AP
 

Un infanticida identificado como Edward Salas que escapó de una prisión en Nuevo México y fue capturado recientemente en México, se había convertido en un sicario del narcotráfico con el ultraviolento cartel de los Zetas, informaron autoridades.

What is Your Idea for a Better Country?

http://www.terra.com/your-idea-for-a-better-country/

Matt Chandler, fiscal del Noveno Distrito Judicial de Nuevo México, dijo a reporteros el viernes en una conferencia de gobernadores de estados fronterizos de Estados Unidos y México en Albuquerque que Salas era conocido por las autoridades como un "sicario", nombre utilizado comúnmente para describir a un asesino a sueldo contratado por el crimen organizado.

Pero no está claro cuántos asesinatos pudo haber cometido en México, si es que lo hizo, dijeron funcionarios.

Salas, quien estaba en la lista de los más buscados por el Servicio de Alguaciles de Estados Unidos, fue arrestado el jueves en la ciudad de Chihuahua, en el estado del mismo nombre, afuera de una tienda, después de una búsqueda internacional de cuatro años, según funcionarios de Nuevo México y de México.

Salas escapó del Centro de Detenciones del Condado de Curry en Clovis en agosto de 2008 con otros siete reos a través de un agujero en el techo. Más tarde fue ubicado en Texas y estuvo huyendo desde entonces.

Al momento de su fuga, Salas estaba cumpliendo una sentencia de cadena perpetua más 56 años por su participación en la muerte de Carlos Pérez, de 10 años, el 5 de septiembre de 2005.

El niño fue muerto de un balazo en la cabeza mientras dormía en su habitación en la comunidad de Clovis, en el este de Nuevo México, un día antes de cumplir 11 años. Las autoridades dijeron que Salas y tres cómplices dispararon cinco balas por una ventana del apartamento.

La gobernadora de Nuevo México, Susana Martínez, dijo que se gestionaba la inmediata extradición de Salas y elogió al gobernador de Chihuahua, César Horacio Duarte Jáquez, quien contribuyó a rastrear a Salas y a Noé Torres, de 32 años, quien fue acusado también por el asesinato del niño pero huyó antes del juicio.

"Pedí al gobernador Duarte su ayuda para llevar a estos monstruos ante la justicia", dijo Martínez. "Y cooperó con gusto".

Torres fue arrestado por agentes mexicanos en enero.

Terra/AP Terra