publicidad
26 de febrero de 2013 • 05:54 PM

Gobierno mexicano apelará al diálogo ante grupos de autodefensa

 

El Gobierno mexicano afirmó hoy que apelará al diálogo para contrarrestar la proliferación de grupos de autodefensa en varios estados, más evidente en las últimas semanas ante la persistente crisis de inseguridad.

"Este proceso reclama, desde luego, oficio político, diálogo, y en todo momento la participación del Gobierno federal estará a la disposición, a la ayuda y al apoyo de los Gobiernos estatales y municipales", dijo en una rueda de prensa el subsecretario de Normatividad y Medios de Comunicación, Eduardo Sánchez.

En el estado mexicano de Guerrero estos grupos existen desde hace tiempo pero, desde enero pasado, a la Policía Comunitaria de esa región del sur del país, que lleva 17 años funcionando, se sumaron otros colectivos que actúan encapuchados.

En Santos Reyes Nopala, en Oaxaca, hubo un intento de formar uno, en Tabasco surgió otro y esta semana aparecieron nuevas formaciones de autodefensa en los municipios de Buenavista Tomatlán y Tepalcatepec, en Michoacán, con encapuchados y varios de sus miembros portando fusiles AK-47.

El alto funcionario explicó que el Gobierno de Enrique Peña Nieto buscará ante esta situación "que se cumpla el Estado de Derecho" ofreciendo "a la ciudadanía condiciones de seguridad que les permitan la convivencia en paz y que su patrimonio, sus vidas y sus familias puedan tener plena garantía de no ser afectados".

Además intentará que los ciudadanos que hoy han optado por agruparse en "estas organizaciones de autodefensa se les encauce hacia el espacio adecuado para que pueda la participación ciudadana colaborar con los esfuerzos del Gobierno y que cada uno tome su lugar".

El Gobierno considera que el hecho de que "en algunos sitios se estén desarrollando estos fenómenos, en ninguna manera hablar de ingobernabilidad", señaló hoy el comisionado nacional de Seguridad, Manuel Mondragón.

Para el académico Eruviel Tirado, coordinador del Programa de Seguridad Nacional de la Universidad Iberoamericana (UIA), la aparición de grupos de autodefensa en México no es un fenómeno nuevo ni debe tratarse así.

"Se han hecho más visibles en el entramado de la crisis de seguridad que tenemos", asegura, y que asocia con "la ausencia o ineficacia de una función estatal: la de proveer seguridad pública", dijo Tirado a Efe.

En estados como Guerrero, con "una fenomenología de violencia" como consecuencia de la "pobreza endémica", la presencia de guerrilla y una respuesta avasallante del Estado con la "guerra sucia", la inseguridad "se ha agudizado en los últimos quince años con el fenómeno del narcotráfico y el crimen organizado".

Por su parte, la coordinadora del Proyecto de Negociación y Mediación del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), Luz Paula Parra, dijo a Efe que con la proliferación de las autodefensas puede llevar "a nuevas formas de discriminación".

"Quienes tengan recursos o grupos de poder detrás tendrán seguridad. Los narcos, los caciques, los que cuenten con apoyo económico y político tendrán sus seguridades privadas, que debilitan aún más al Estado", agregó.

La semana pasada el director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, se refirió al asunto en una rueda de prensa, donde indicó que ante el fenómeno no cabía "arrancar conclusiones apocalípticas".

"El constatar que las policías en México no están a la altura de los desafíos es algo bastante evidente. Lo importante es que el modelo que se adopte pueda rendir cuentas ante las autoridades judiciales cuando se producen abusos, ya sean de corrupción o de violaciones a derechos humanos", señaló.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.