publicidad
21 de diciembre de 2012 • 09:42 AM • actualizado el 21 de diciembre de 2012 a las 10:27 PM

Niño halla y guarda huevos; nacen serpientes peligrosas

En esta imagen del jueves 18 de diciembre de 2012 tomada por la herpetóloga Trish Prendergast, varias serpientes marrón oriental se enmarañan en una tina luego de salir de sus huevos en Townsville, ciudad del estado de Queensland, Australia. 
Foto: Trish Prendergast / AP
 

Un niño australiano tuvo suerte de salir ileso después de que una colección de huevos que halló en el patio trasero de su casa eclosionó para el nacimiento de una escurridiza maraña de serpientes venenosas.

La herpetóloga Trish Prendergast dijo este viernes que el pequeño entusiasta de la vida silvestre Kyle Cummings, de apenas tres años, podría haber muerto de haberse hecho cargo de las serpientes marrones orientales —la especie en tierra más venenosa del mundo después de la también australiana taipán.

Kyle encontró una nidada de nueve huevos hace pocas semanas en el jardín de la propiedad de 1,2 hectáreas (tres acres) de la familia en las afueras de la ciudad de Townsville en el estado de Queensland, dijo Prendergast. El menor no tenía idea de qué tipo de huevos eran.

El niño puso los huevos en un contenedor de plástico para alimentos y los ocultó en el armario de su alcoba, donde su madre, Donna Sim, los encontró el lunes. Siete de las serpientes (Pseudonaja textiles) habían salido de sus cascarones, pero quedaron atrapadas bajo la tapa del contenedor. Los dos huevos restantes probablemente eran infértiles y estaban podridos, de acuerdo con Prendergast.

"Estaba realmente impactada, sobre todo porque no me agradan las serpientes", dijo Sim al diario Townsville Bulletin.

Prendergast, quien labora en Townsville como coordinadora del departamento de reptiles del grupo de voluntarios North Queensland Wildlife Care, recibió el contenedor el martes y esa misma noche liberó a las serpientes.

"Si el veneno hubiese atravesado la piel de Kyle en una herida o si hubiese llegado a su boca, podría haber sido fatal", dijo.

Terra Terra/AP