publicidad
07 de febrero de 2013 • 06:48 AM • actualizado a las 10:44 AM

Reina 'ley del silencio' ante abuso sexual infantil en India

Según el informe, en India se denuncian 7.200 casos de abuso sexual infantil al año.
Foto: Getty Images
 

El abuso sexual infantil es alarmantemente en India, donde la víctima debe enfrentarse a la ley del silencio que rodea estos casos para proteger el "honor" familiar, según un informe divulgado hoy.

La denuncia figura en el estudio "Rompiendo el silencio: El abuso sexual infantil en India", que la Organización No Gubernamental (ONG), Human Rights Watch (HRW) , presentó en Nueva Delhi en medio de una gran expectación tras la violación y asesinato de una joven en diciembre pasado, en un caso que ha provocado una concienciación inédita en este país.

Según el informe, en India se denuncian 7.200 casos de abuso sexual infantil al año, aunque los expertos estiman que un gran número de violaciones no se hacen públicas para proteger el "honor" de la familia o por la inoperancia de la policía.

Esa violencia sexual contra los menores es "alarmantemente común" y sobre todo se produce, de acuerdo con HRW, en el hogar, el vecindario de la víctima o las escuelas, pero el "miedo" a que la familia sea "estigmatizada" lleva a ocultar esos actos "horribles".

En el informe, presentado en rueda de prensa, se incluye el testimonio de un activista indio, Anand Prakash, que afirmó a la organización estadounidense que son conocedores de la existencia de "un montón de abusos, pero la gente no quiere hablar de ello".

"(El silencio) se encuentra vinculado con el respeto y la dignidad de la familia. Si (la violación) sale a la luz, la familia será vilipendiada", asegura Prakash en el estudio.

El informe se remite a otro del gobierno indio, que en 2007 sentenció que sólo un 25 % de los menores que padecen violencia sexual lo revelan y, entre esos casos, sólo un 3 % de las víctimas o sus familias presentan una denuncia formal ante la Policía.

"(El abuso sexual) se padece en secreto y existe una conspiración del silencio que envuelve todo lo relacionado con ese asunto", había sentenciado en 2007 la entonces ministra india de Desarrollo de la Mujer y el Niño, Renuka Chowdhury.

Ahmed, padre de una niña de 12 años que fue violada en el estado septentrional indio de Uttar Pradesh, relató a HRW que después de denunciar lo sucedido a la policía su familia padeció el "rechazo" y el "ostracismo" de todos sus vecinos.

El progenitor aseguró además que la policía intentó que no siguiera adelante con la denuncia y al oponerse miembros del cuerpo policial comenzaron a golpearle, incluido un alto mando.

La presidenta de la Comisión Nacional para la Protección de los Derechos del Niño, Shanta Sinha, afirmó durante la presentación del informe que es necesario garantizar el buen funcionamiento de la ley para que el menor obtenga justicia.

"Debemos ayudar a todo aquel que consigue romper el silencio y proporcionarle justicia (...) y los retos más importantes a mejorar se encuentran dentro de la policía y el saber mostrar a la familia los pasos a seguir a la hora de denunciar un abuso", aseguró Sinha.

HRW registró el testimonio de una niña que fue violada con 12 años y que cuando acudió a la comisaría para denunciarlo, la policía la interrogó de manera virulenta y la encerró para que cambiase la versión de los hechos porque, si no lo hacía, le "pasaría algo".

"Me tuvieron en la cárcel durante 12 días y no me dejaron ver a mis padres. Cuando pienso en lo que sucedió siento miedo", explicó la menor.

La directora para Asia del Sur de HRW, Meenakshi Ganguly, aseguró que "el sistema indio para combatir el abuso sexual es inadecuado porque los mecanismos del Gobierno no garantizan la protección de los niños", por lo que la gente "no tiene fe en las instituciones".

"Es ya bastante difícil que un menor abusado sexualmente o sus familiares denuncien el caso o pidan ayuda y en lugar de tratar esos casos con sensibilidad, las autoridades indias a menudo degradan y vuelven a traumatizar a las víctimas", concluyó Ganguly.

Según HRW, el gobierno indio debería tomar medidas inmediatas para hacer frente "a la falta de confianza en las instituciones" y obligar a que aquellos que no traten dichos casos con diligencia y sensibilidad "a que tengan que rendir cuentas".

Desde que se conoció la brutal violación de una joven por seis hombres en un autobús de Nueva Delhi hace dos meses, India ha vivido constantes manifestaciones para presionar a las autoridades indias de que hagan frente a la violencia sexual contra las mujeres, una medida que HRW pidió hoy que se haga extensible a los niños.

EFE Terra