publicidad
19 de julio de 2013 • 02:13 PM • actualizado a las 02:46 PM

El papa Francisco caminará entre los pobres en Río de Janeiro

En su primer viaje al exterior desde su entronización, el primer papa latinoamericano se alejará de los lugares que más atraen a los miles de turistas y privilegiará visitas a áreas marginadas de la ciudad brasileña.

El papa Francisco se reunirá con jóvenes de todo el mundo en Río de Janeiro, en su primer viaje al exterior desde su entronización. 
Foto: EFE en español
 

La agenda del primer pontífice a la “ciudad maravillosa”, como la llaman a menudo sus habitantes, en donde participará durante una semana de la Jornada Mundial de la Juventud, dejó clara la opción del primer Papa jesuita por los pobres y los más necesitados.

Pese a que participará en dos actos multitudinarios en el paseo marítimo de Copacabana, la playa más conocida de Brasil y una de las visitas obligadas de los turistas, Francisco tan sólo verá de lejos los lugares de mayor renombre de Río de Janeiro en el exterior, como los cerros del Corcovado y del Pao de Azúcar, las playas de Ipanema y Leblon, el bosque de Tijuca o las laderas del bucólico barrio de Santa Teresa.

La programación entre el 22 y el 28 de julio, por el contrario, incluye la visita a una humilde favela, un encuentro con jóvenes dependientes de drogas en un hospital y una reunión con jóvenes infractores en el centro de la ciudad, así como una vigilia y una misa campal en una de las áreas más deprimidas de Río de Janeiro.

La exclusión en la agenda de una visita al Cristo Redentor, la gigante estatua propiedad de la Iglesia Católica que corona el cerro del Corcovado y que domina toda la ciudad, sorprendió hasta a las autoridades cariocas, que ya habían iniciado los preparativos.

"Cuando esté desplazándose en helicóptero hacia el Campus Fidei (el área en la que acamparán una noche los participantes de la Jornada Mundial de la Juventud), el Papa sobrevolará el Cristo Redentor y ese momento será documentado", dijo a Efe el arzobispo de Río de Janeiro, Orani Tempesta.

El arzobispo de esta ciudad no descarta que el pontífice pueda incluir algunas otras actividades en su visita a Río.

"El Papa puede hacer lo que quiera. Puede salirse de la agenda y nosotros vamos a ayudarlo a hacer lo que desee en la ciudad", afirmó el religioso.

Según la agenda del primer viaje apostólico de Francisco, el Papa llegará a Río en la tarde del 22 de julio y, a partir del 25 de julio, se ceñirá a los actos centrales de la Jornada Mundial de la Juventud, entre ellos una ceremonia de acogida en Copacabana, un vía crucis por el mismo barrio, una vigilia en el Campus Fidei y la misa de clausura en la misma explanada, en la que son esperados cerca de dos millones de fieles.

En Río, además de su encuentro protocolario con la presidenta Dilma Rousseff, que lo recibirá en el Palacio de Guanabara pocos minutos después de su llegada, el líder religioso se reunirá con diferentes autoridades políticas y económicas del país en el histórico Teatro Municipal.

Visita a Aparecida

En su segundo día de visita el pontífice hará una rápida visita a la ciudad de Aparecida, sede del mayor santuario brasileño. Allí fue donde su antecesor, Benedicto XVI, encabezó en mayo de 2007 la Quinta Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y Caribeño, a la que el hoy Papa, Jorge Mario Bergoglio, acudió en su condición de arzobispo de Buenos Aires.

Santuario de Aparecida
Foto: AFP

El 25 de julio, antes de encontrarse con los miles de jóvenes que participarán en la Jornada Mundial de la Juventud, Francisco visitará la favela de Varginha, una barriada pobre en la zona norte de la ciudad.

Esta será la segunda vez en 33 años que un pontífice visita una favela de Río de Janeiro, ya que en 1980 el papa Juan Pablo II estuvo en el Vidigal, un barrio pobre erguido en medio de una región de elegantes barrios.

Francisco escogió Varginha, una de las barriadas del complejo de favelas conocido como Manguinhos, que hasta octubre pasado era controlada por bandas de narcotraficantes.

Manguinhos, con cerca de 35.000 habitantes, fue una de las zonas beneficiadas por la política de "pacificación" del Gobierno de Río de Janeiro, que prevé la instalación de centros policiales y de atención pública en áreas antes controladas por pistoleros.

Según su agenda, el pontífice irá hasta la capilla de la comunidad en automóvil y, tras visitar el templo, caminará unos cien metros hasta la cancha de fútbol, donde conversará con los vecinos.

Palco para la misa del Papa Francisco en Campus Fidei - Guaratiba
Foto: AFP

Otra zona poco promocionada de Río a la que acudirá el Papa es el distrito de Guaratiba, en la zona oeste de la ciudad. En una explanada de ese área se instala el Campus Fidei, el local en el que el pontífice se reunirá con jóvenes en una vigilia en la noche del 27 de julio y en el que al día siguiente oficiará la misa de cierre de la Jornada Mundial de la Juventud.

El descampado está ubicado a unos 75 kilómetros de la turística zona sur de Río, en medio de una de las regiones más pobres de la ciudad y de áreas dominadas por "milicias", como son conocidos los grupos parapoliciales que controlan las comunidades de las que expulsaron a bandas de narcotraficantes.

La visita del pontífice ha generado una gran expectativa en esta región debido a que las obras para la construcción del templete donde estará el altar y para el campamento obligaron a las autoridades a llevar agua, sanitarios y electricidad a una explanada rodeada de barrios carentes de servicios. Ese será uno de los legados de Francisco a Río de Janeiro.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.