publicidad
14 de septiembre de 2012 • 06:16 PM

Romney vs. Obama: ¿Mano dura o diplomacia?

Cientos de manifestantes atacaron la embajada de Estados Unidos en Cairo. La situación en el Medio Oriente puso en jaque a la administración del presidente Obama.
Foto: Getty Images
 

¿Cómo lidiar con una explosiva situación como la furia musulmana que se desató esta semana tras la difusión del video donde Mahoma es ridiculizado? ¿Cuál debe ser el mensaje desde la Casa Blanca en respuesta a las revueltas que causaron la muerte del embajador Chris Stevens?

 El tema puso en jaque a la administración del presidente Barack Obama y sirvió para agregarle picante a la campaña electoral ya que el candidato republicano, Mitt Romney, cuestionó el hecho de que Obama haya pedido disculpas a los árabes por el film antiislámico.

La semana del aniversario de los ataques de septiembre 11 probó ser fatídica para la diplomacia norteamericana en el Medio Oriente. Un ataque feroz al consulado de Bengasi, en Libia, terminó con la muerte del Embajador estadounidense en ese país, Christopher Stevens, quien creía en la liberación de Libia y apoyó de cerca a las fuerzas de transición que derrocaron a Muammar Gadafi el año pasado.  

La incursión violenta mató a otros tres miembros de su gabinete. Algunos compararon esta muerte con la del periodista Daniel Pearl, quien respetaba al mundo musulmán, pero fue muerto a manos de las fracciones fanáticas, en ese mismo rincón del mundo.

Ante las protestas, que se extendieron a Yemen y siguen propagándose, las respuestas de los candidatos no se hicieron esperar. Obama condenó enérgicamente los asesinatos, al igual de la Secretaria de Estado, Hillary Clinton quien dijo “no hay justificación para este tipo de actos violentos”.

Mientras tanto, Mitt Romney, aprovechó para criticar al presidente Obama por su “manejo desastroso” de la política exterior en el Medio Oriente. Este ataque fue mal visto por la prensa y por cierto, la Casa Blanca, en momentos en que la violencia había cobrado la muerte del Embajador Stevens. 

Ante estos y otros incidentes en el pasado, donde Romney ha dicho que el mayor enemigo del país era Rusia y fue ridiculizado por el mismo presidente Obama, la pregunta del millón es: ¿Qué se puede esperar de la política exterior de Mitt Romney?  Porque la del presidente Barack Obama está en la mesa aunque pareciera que no está funcionando, especialmente en el mundo árabe.

“En realidad, no tenemos idea de cómo será la política exterior de Mitt Romney, porque ha criticado mucho (al Presidente Obama), pero ha dicho muy poco”, dice el profesor Daniel Serwer, académico de la Universidad de John Hopkins. 

Una caldera

Pero el experto del Instituto del Medio Oriente dio algunos indicios.  Serwer afirma que Romney no es partidario de la solución de dos estados, con respecto al conflicto israelí-palestino. “Esto sería desastroso”, indica Serwer.

Por otro lado, el profesor asevera que tanto el presidente Obama como Romney coinciden en sus políticas hacia Irán para impedir tajantemente que este país tenga armas nucleares.  Ante la pregunta si bombardearían a Irán, Serwer no tiene ninguna duda que Estados Unidos lo haría, sea Obama o Romney en la Casa Blanca, si llegara el caso.

Sobre el presupuesto de defensa también hay grandes diferencias. “Durante el primer año se implementarán los recortes de Paul Ryan, pero luego, se embarcarán en una masiva reconstrucción de la defensa”, admite Serwer.  Aunque el presidente Obama también aumentará un poco ese presupuesto, lo hará poco.

“Obama perseguirá soluciones diplomáticas primero, pero Romney usará todo el poder”, explica Serwer.

Asesores como John Bolton (que aboga por bombardear Irán), Richard Williamson (quién trabajó en relaciones exteriores desde la época de Reagan) o Dan Senor, quien viajó a Israel tres veces con Romney, son parte de ese neoconservadorismo (“neocon”).  Sin embargo otros dicen que Romney es un pragmático que elegiría al moderado Bob Zoellick, el ex presidente del Banco Mundial, para liderar el equipo de transición presidencial en asuntos exteriores.

Mano dura

El viernes pasado Williamson le dijo a la televisión que “el mundo es mejor cuando Estados Unidos lidera”. Esta postura fuerte frente a la defensa y el rol que juega Estados Unidos en el mundo, ha sido aplaudida por los seguidores de la línea dura del ex gobernador.

“La diplomacia no va a funcionar”, dice por su parte Moshe Zuchaer, un empresario israelita-estadounidense radicado en Miami.  El judío, quien dice haber vivido de cerca del mundo musulmán, acota: ‘’Estados Unidos envía dinero y más dinero, pero el mundo musulmán nunca va a amar al Occidente.  En vez de hacer un bien, está haciendo mal”.

Sobre el Medio Oriente, para Zuchaer, Mitt Romney será mejor porque “sabe lo que está enfrentando”. 

“Las sanciones no van a funcionar. El momento que Irán tenga la bomba nuclear, la va a usar y en Estados Unidos”, sentencia enfático.  El israelita manifiesta que Obama es “naive” (inocente respecto al Medio Oriente), “es una buena persona que creció tratando de ayudar a los pobres pero que no entiende la mentalidad musulmana”, agrega.

“La mayoría allá no tiene dudas, si no eres musulmán, hay que matarte, de hecho, ellos quisieran desaparecer el Occidente y su estilo de vida.  A ellos no los controlan los gobiernos sino los clérigos de las tribus, por eso piensan: hemos existido así por miles de años, ¿quiénes son los norteamericanos para cambiarnos? Vamos a seguir así”.

Por los hechos en Egipto, Yemen y Libia, los ataques al presidente desde la bancada republicana continúan. Paul Ryan, candidato a la vicepresidencia por ese partido, dijo que Obama “carece de un liderazgo norteamericano constante y consistente”  frente a los extremistas del Medio Oriente.

De acuerdo al coronel Wolfgang Pusztai, quien fuera agregado de Defensa de Libia, el ataque al consulado en Bengasi fue “deliberadamente planeado y ejecutado por unas 30 o 40 personas que estaban bien organizadas y entrenadas”, citó el diario The New York Times.  Esto hace sospechar que el 11 de septiembre era la fecha indicada.  Ese día en Egipto quemaron la bandera norteamericana y asaltaron la Embajada por el video “La inocencia de los musulmanes”, que ridiculiza a Mahoma y al Islam.

Por otro lado, de acuerdo a Bob Holsworth, politólogo del sitio Virginia Tomorrow, Mitt Romney solo podría apelar al voto de los moderados e independientes si no tiene este mensaje duro y partidista. “No será bueno para Romney si vuelve a criticar al presidente sobre su manejo del Medio Oriente”.

Resta ver cómo continúan los hechos en el Medio Oriente, qué respuesta continúa dando la Casa Blanca y quién gana las elecciones el primer martes de noviembre.

Terra