Mundo

publicidad
20 de agosto de 2011 • 06:21 PM

El Papa pide a seminaristas que vivan como santos

El Papa Benedicto XVI ofició el sábado una misa para seminaristas en su tercer día de visita a la capital de España por la Jornada Mundial de la Juventud, y les pidió madurez para los retos a los que deberán enfrentarse, entre ellos el del celibato. En la foto el Papa, a la derecha, saluda a un jóven seminarista, a la izquierda, mientras preside una homilia en la Catedral de la Almudena en Madrid, el 20 de agosto del 2011.
Foto: Tony Gentile (ESPAÑA) / REUTERS

El Papa Benedicto XVI ofició el sábado una misa para seminaristas en su tercer día de visita a la capital de España por la Jornada Mundial de la Juventud, y les pidió madurez para los retos a los que deberán enfrentarse, entre ellos el del celibato.

España cuenta en la actualidad con algo más de 2.200 seminaristas, un 3 por ciento menos que el año anterior, según datos de medios locales, una tendencia a la baja que confirma la crisis de vocación que vive la Iglesia Católica.

"Nosotros debemos ser santos para no crear una contradicción entre el signo que somos y la realidad que queremos significar", dijo el Papa, quien ofreció la misa para unos 4.500 seminaristas en la Catedral de la Almudena en Madrid.

"Vuestro corazón ha de ir madurando en el seminario, estando totalmente a disposición del maestro", señaló.

Tras la presentación a seminaristas, una fuerte tormenta de verano interrumpió una vigilia de oración dirigida por el Papa, impidiéndole pronunciar un discurso a los cientos de miles de jóvenes que abarrotaban el aeródromo de Cuatro Vientos, en las afueras de Madrid.

A pesar de protegerlo con un gran paraguas blanco, el agua y el viento obligaron finalmente a los organizadores del acto recomendar a Benedicto abandonar su discurso tras pronunciar solo unas pocas palabras de bienvenida a los peregrinos.

"Se desató una gran tormenta y las autoridades detuvieron el programa y fue imposible para el Papa seguir luchando contra los elementos", dijo un testigo de Reuters.

"Pero sorprendentemente la gente no perdió la calma y se quedó donde estaba, y muchos saludaron la refrescante pausa del tiempo tras soportar un intenso calor por la tarde. Además no había ningún sitio donde refugiarse en esta inmensa explanada abierta", agregó.

En un discurso preparado difundido el sábado por el Vaticano, Benedicto había escrito que el matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer y pidió respeto para la vida, en una crítica a la legislación de España del matrimonio homosexual y del aborto.

"Nuestra fe es mayor que la lluvia, el señor con la lluvia os manda muchas bendiciones", improvisó Benedicto XVI al inicio de su discurso finalmente suspendido.

En el centro de Madrid, activistas gays celebraron una manifestación en defensa de las uniones de las parejas del mismo sexo, en la última de una serie de protestas en contra de la visita papal.

El pontífice había preparado su discurso para la cientos de miles de jóvenes que abarrotaban -según medios había más de un millón y medio de personas- el aeródromo para una vigilia de oración de toda la noche que culminará el domingo con una misa con la que se pondrá fin a la XXVI Jornada Mundial de la Juventud de la Iglesia católica.

Cientos de peregrinos tuvieron que ser tratados durante todo el día por golpes de calor a causa de las altas temperaturas cercanas a los 40 grados, dijo el Samur, el servicio de emergencias de Madrid.

Ocho camiones de bomberos rociaron agua a una animada multitud en el aeródromo, mientras los jóvenes cantaban y hacían ondear banderas de muchos de los aproximadamente 190 países representados en el acto.

En el tercer día de una visita que ha estado marcada por protestas laicas, algunas de ellas con desenlace violento, el Papa también pedía respeto para el regalo de la vida de Dios.

El discurso citaba la definición de matrimonio de la Biblia en la que "un hombre y una mujer se hacen una sola carne" y también pedía a los jóvenes que estuvieran abiertos "al regalo de la vida" dentro del matrimonio.

La legislación española legalizó el aborto el año pasado y el matrimonio gay en el 2005, lo que ha agudizado las tensiones entre el Gobierno socialista y la una vez todopoderosa Iglesia católica del país.

En una misa el sábado por la mañana, el pontífice dijo a unos 4.500 seminaristas católicos que deben vivir como santos y que sólo debían ordenarse sacerdotes si estaban convencidos de poder vivir bajo las reglas de la Iglesia, incluido el celibato.

La Iglesia católica ha estado envuelta en un escándalo en los últimos años por las revelaciones de abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes en muchos países y el intento de encubrirlos por parte de las autoridades eclesiásticas.

SEGURIDAD Y PROTESTAS

El costo del viaje del pontífice a Madrid ha molestado a algunos ciudadanos en un momento en el que el país atraviesa una grave crisis económica y sufre un alto índice de desempleo. Una intensa seguridad ha rodeado al Papa, con cortes de vías al tráfico y miles de policías en las calles.

"La presencia policial ha sido inmensa", dijo el inglés Richard Hunter, de 60 años, que vive en el centro de la ciudad. "El centro es ahora una mezcla de prostitutas y policía", describió.

Los organizadores dicen que la visita papal no ha ocasionado ningún gasto al contribuyente, mientras los críticos estiman que ha costado unos 100 millones de euros, sobre todo en el capítulo de la seguridad.

"La calle pertenece a todo el mundo, no a una iglesia. Estoy en contra del coste público de la visita del Papa", dijo Santiago Bonaire, un ingeniero de 54 años.

El viaje de Benedicto XVI ha reactivado las críticas del movimiento de los 'indignados', que han intentado manifestarse de nuevo en la emblemática Puerta del Sol de Madrid pero la policía se los ha impedido la mayoría de las veces, en ocasiones con el uso de la fuerza.

(Reporte de Iciar Reinlein en Redacción de Madrid; Editado por Marion Giraldo en mesa Santiago de Chile)

Reuters en español Reuters - Esta publicación incluye información y datos que son de propiedad intelectual de Reuters. Queda expresamente prohibido su uso o el de su nombre sin la previa autorización de Reuters. Reservados todos los derechos.