Mundo

publicidad
19 de enero de 2013 • 05:15 PM

Los líderes africanos piden apoyo a la ONU para reconquistar Malí

Los principales jefes de Estado y de gobierno de África del Oeste, reunidos este sábado en Abiyán, pidieron a la ONU que provea "inmediatamente" apoyo logístico y financiero para el despliegue de la fuerza militar regional en Malí, mientras que Francia indicó que sus tropas se quedarán "el tiempo necesario".

El presidente francés François Hollande, que ordenó el despliegue de al menos 2.500 militares, de los cuales 2.000 ya están en Malí, explicó que Francia se quedará en ese país "el tiempo necesario para que el terrorismo sea vencido en esta parte de África".

En Abiyán, la Comunidad Económica de Estados de África del Oeste (CEDEAO) pidió a la ONU que provea "inmediatamente apoyo logístico y financiero para el despliegue de la MISMA" (Misión Internacional de Apoyo a Malí), según el comunicado final de la cumbre extraordinaria.

En este mismo comunicado se pide a los países miembros de la CEDEAO que envíen "sin más tardar" las tropas prometidas a la fuerza de intervención.

Al abrir el encuentro, el presidente marfileño Alassane Ouattara reclamó el "compromiso más amplio (...) alrededor de Francia y de África en la guerra total y multiforme contra el terrorismo en Malí".

La fuerza regional recibió el mandato de la ONU para ayudar a Malí a reconquistar el norte del país, ocupado desde hace más de nueve meses por grupos islamistas armados que multiplicaron las exacciones.

La operación francesa "no tiene por vocación sustituir a la acción de la MISMA" que debe desplegarse "lo antes posible, y es el objetivo de esta reunión", dijo el jefe de la diplomacia francesa, Laurent Fabius, presente en la cumbre.

Fabius insistió en la importancia de la conferencia de donantes, prevista el 29 de enero en Addis Abeba, presidida por la Unión Africana, ya que reina la incertidumbre sobre la capacidad de los países africanos para financiar el despliegue militar.

Desde Londres, el secretario estadounidense de Defensa, Leon Panetta, rindió "homenaje" a Francia que "tomó la iniciativa de intentar bloquear a AQMI (Al Qaida en el Magreb Islámico)" en Maló y agregó que Estados Unidos intentará "ayudar en ese esfuerzo".

Fabius y Ouattara insistieron sobre la necesidad de una dimensión política para resolver la crisis maliense, que comenzó en enero de 2012 con una ofensiva de los rebeldes autonomistas tuareg que fueron luego expulsados del norte de Malí por los grupos islamistas.

Unos 2.000 miembros de la MISMA, dirigida por el general nigeriano Shehu Abdulkadir, serán desplegados en Malí antes del 26 de enero. Un centenar de soldados togoleses y nigerianos ya llegaron a Bamako y 30 benineses están en camino.

Ocho países de África Occidental (Nigeria, Togo, Benín, Senegal, Níger, Guinea, Ghana y Burkina Faso) y Chad, que no forma parte de la CEDEAO, anunciaron su contribución a la MISMA, que contará con unos 5.800 militares.

París continúa su intervención junto a un ejército maliense subequipado. Las autoridades malienses anunciaron que el jueves recuperaron Konna, a 700 km al noreste de Bamako, que el 10 de enero cayó bajo el control de los combatientes islamistas, suceso que precipitó al día siguiente la intervención francesa por temor a que estos grupos continuaran su avance hacia el sur.

En la región de Diabali (oeste), el coronel maliense que dirige ese sector, afirmó el sábado a la AFP que los islamistas habían "huido" de la ciudad que habían tomado el lunes y que el ejército maliense se preparaba para ingresar.

El presidente maliense interino, Dioncounda Traoré prometió este sábado, en un discurso marcial, "ganar la guerra" contra la "internacional islamista".

"Esta guerra, la ganaremos juntos en nombre de la civilización y la democracia. ¡Todos juntos hacia Gao, Tombuctú y Kidal!", tres ciudades del norte de Malí que están ocupadas desde hace nueve meses por los grupos islamistas armados, prometió el mandatario.

En Gao, a 1.200 km al noreste de Bamako, los habitantes mataron este sábado a un jefe islamista para protestar por el asesinado de un periodista malí que acababa de ser linchado por islamistas, según la alcalde adjunta de la ciudad y el director de una radio local.

Gao es una de las tres principales ciudades del norte de Malí y un bastión islamista. Gran parte de los combatientes que la ocupaban evacuaron no obstante el lugar luego de que la aviación francesa bombardeara sus posiciones.

En Argelia, las autoridades indicaron que 23 personas y 32 secuestradores murieron en los cuatro días de ocupación de una planta de gas.

Las fuerzas argelinas pudieron liberar a "685 empleados argelinos y 107 extranjeros" y mataron a "32 terroristas", en tanto que murieron 21 rehenes y otras dos personas en un ataque del grupo islamista antes de la toma de rehenes, indicó el ministerio del Interior.

Los secuestradores pedían a Francia "negociar" el fin de la guerra en Malí.

Hollande estimó que los sucesos en Argelia justificaban aún más la intervención de Francia en Malí.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.