Europa

publicidad
18 de octubre de 2012 • 10:57 AM • actualizado a las 11:51 AM

Gobierno colombiano y las FARC dan un nuevo respiro a la paz

El delegado de Colombia Carlos de Cossio y el ex vicepresidente colombiano Humberto de la Calle, a la derecha, se dan la mano durante una conferencia de prensa en el Hotel Hurdalsjoen de Hurdal, Noruega, el jueves 18 de octubre de 2012.
Foto: AP

Como un nueva oportunidad a las negociaciones, el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC lanzaron formalmente este jueves en las afueras de Oslo un proceso de paz para poner fin a casi medio siglo de conflicto.

FARC: 'La paz no significa el silencio de los fusiles'Haz clic para ver el video en Terra TV
FARC: "La paz no significa el silencio de los fusiles"

"Reunidos en Oslo, Noruega, voceros del gobierno de Colombia y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia -Ejército del Pueblo (FARC-EP) acordamos la instalación pública de la mesa encargada de desarollar el acuerdo general para la eliminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera", señaló un comunicado conjunto leído en Hurdal (norte de Oslo).

La negociación sobre los puntos de agenda se inciará el 15 de noviembre en La Habana, con el tema del desarrollo agrario a la cabeza.

El negociador del gobierno, Humberto de la Calle, reconoció que las FARC habían "cumplido rigurosamente sus compromisos" y esperó que cesen su lucha armada.

Las negociaciones se inciaron sin cese el fuego.

El negociador de las FARC Iván Márquez insistió en que sin justicia social, la paz sería una "quimera".

"Una paz que no aborde la solución de los problemas políticos y sociales (...) equivaldría a sembrar de quimeras el suelo de Colombia", declaró Márquez tras el anuncio formal del inicio de la cuarta tentativa en treinta años de poner fin a un conflicto de casi medio siglo que dejó centenares de miles de muertos.

El diálogo se realizó en Oslo transcurrió en un ambiente "cordial, respetuoso", dijo una fuente gubernamental colombiana.

Los otros puntos de la agenda - aparte del desarrollo agrario- son la participación política, el narcotráfico, el desarme y los derechos de las víctimas.

Después de tres fracasos en los últimos 30 años, el gobierno colombiano y las FARC dan asÍ otra oportunidad a la paz.

Y para ello cuentan con el respaldo de la comunidad internacional, incluido Estados Unidos, que lo apoya "sin involucrarse", pero manteniéndose informado "regularmente", afirmó el miércoles una portavoz del Departamento de Estado.

La guerrilla de las FARC no es la única activa en Colombia. El grupo guevarista Ejército de Liberación Nacional (ELN) cuenta con con 2.500 integrantes.

Terra Terra/AFP