Medio Oriente

publicidad
12 de febrero de 2013 • 09:51 AM

Rebeldes capturan base aérea Siria, aumenta presión a fuerzas Assad

Un miembro del Ejército de Siria Libre apunta su arma a través de un agujero en una pared mientras toma una posición defensiva en Aleppo, feb 11 2013. Militantes opositores sirios capturaron un aeropuerto militar cercano a la ciudad de Alepo el martes, en otro revés para las fuerzas del presidente Bashar al-Assad, que han sufrido cada vez más ataques en todo el país.
Foto: Aref Heretani / Reuters

Militantes opositores sirios capturaron un aeropuerto militar cercano a la ciudad de Aleppo el martes, en otro revés para las fuerzas del presidente Bashar al-Assad, que han sufrido cada vez más ataques en todo el país.

El aeropuerto es la última instalación militar que cae en manos rebeldes en una región estratégica ubicada en el norte, entre el centro industrial y comercial de Siria y el corazón de la producción petrolera y de trigo en el este.

La oposición dijo que una base militar situada cerca del aeropuerto de Aleppo, utilizado para aeronaves civiles y militares, fue tomada por rebeldes que buscan neutralizar la ventaja aérea de las fuerzas de Assad, clave en evitar que los combatientes se hagan con el control de grandes ciudades.

Las autoridades sirias prohibieron a la mayoría de los medios independientes, por lo que es difícil corroborar información desde el terreno.

Un diplomático basado en Oriente Medio dijo que la oposición "parece estar haciendo avances significativos" en Aleppo y a lo largo del río Eufrates hacia el este.

El diplomático dijo que unidades rebeldes invadieron el centro de Damasco a través de anillo perimetral de la ciudad y ganaron espacios en áreas cerca del corazón histórico de la capital de dos millones de habitantes.

Las luchas en el conflicto que ya tiene casi dos años de duración se han intensificado en las tres semanas posteriores a que el liderazgo político de la oposición ofreció negociar una salida para Assad.

En la primera respuesta directa del Gobierno, el ministro sirio para la "reconciliación nacional", Ali Haidar, dijo que pretendía viajar al exterior para reunirse con Moaz Alkhativ, el presidente de la Coalición Nacional Siria, el grupo opositor con sede en El Cairo.

Autoridades habían dicho previamente que hablarían con la "oposición patriótica", es decir, figuras que no se aliaron con la rebelión armada.

Pero la mayoría de las figuras de oposición de centro han abandonado el país desde que Abdel-Aziz al-Khayyer, un defensor del diálogo y la no violencia, fue arrestado el año pasado.

"Quiero reunirme con el señor Khatib en cualquier ciudad extranjera a la que pueda ir para discutir los preparativos para un diálogo nacional", dijo Haidar al periódico Guardian.

Pero Haidar indicó que las autoridades rechazaban cualquier diálogo que tratara de "pasar el poder de un lado al otro" e insistió en que una negociación formal debe realizarse en territorio sirio.

La principal presión para montar negociaciones sobre una transición viene de parte del enviado de las Naciones Unidas, Lakhdar Brahimi, un experimentado diplomático que ayudó a mediar y poner fin a la guerra civil en el Líbano y advirtió que Siria podría convertirse en un estado fallido.

El levantamiento sirio ha sido la más sangrienta de las revueltas árabes que ya han derrocado a dictadores en Libia, Egipto, Túnez y Yemen.

Con la secta minoritaria alauita -una ramificación de los chiíes- dominando el poder en Siria, el conflicto ha profundizado la división entre chiíes y suníes en Oriente Medio.

Navi Pillay, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, dijo el martes que la cifra de muertos en Siria está acercándose a los 70.000 y que los civiles están pagando el precio de la falta de acción del Consejo de Seguridad.

Aviones bombardearon partes controladas por los rebeldes en el este de Damasco y en una extensa zona de tierras de labranza y áreas urbanas, desde donde los combatientes lanzaron un ataque para bloquear las vías de suministro de las fuerzas del Gobierno.

"El bombardeo ha sido terrible. Se pueden escuchar los aviones desde aquí en el centro de Damasco", dijo una mujer.

(Reporte de Khaled Yacoub Oweis. Editado en español por Damián Pérez)

Reuters en español Reuters - Esta publicación incluye información y datos que son de propiedad intelectual de Reuters. Queda expresamente prohibido su uso o el de su nombre sin la previa autorización de Reuters. Reservados todos los derechos.