Narcoviolencia

publicidad
10 de septiembre de 2012 • 08:06 PM • actualizado a las 07:27 AM

Pugna entre carteles se cobra 16 vidas en el sur de México

Los 16 cadáveres, todos de hombres, presentaban disparos de diferentes calibres y aún no han sido identificados.
Foto: EFE en español
 

La violencia del crimen organizado en México se cobró la vida de 16 hombres, cuyos cuerpos fueron hallados el lunes con impactos de bala y huellas de tortura dentro de una camioneta en el estado sureño de Guerrero.

What is Your Idea for a Better Country?

Los cadáveres "presentan disparos de diferentes calibres" y huellas de tortura, dijo a Efe el subprocurador de Justicia de Guerrero, Fernando Monreal, sobre el hallazgo en el municipio de Coyuca de Catalán, ubicado en la conflictiva zona de Tierra Caliente.

La mayoría de las víctimas estaban atadas de pies y manos, semidesnudas, tenían los ojos vendados y mensajes escritos en los cuerpos por los presuntos autores de los asesinatos, apuntó.

De acuerdo con la fuente, por el contenido de los mensajes se entiende que detrás de las muertes está la Familia Michoacana y las víctimas pueden ser presuntos miembros de Los Caballeros Templarios, una escisión de la primera organización.

Con estos asesinatos, la Familia anuncia la llegada a Tierra Caliente, una de las zonas más violentas de Guerrero debido a la cruenta pugna que mantienen diversas organizaciones criminales por el control del territorio, entre ellas los Caballeros y el cártel Jalisco Nueva Generación.

En esa región "no hay control de determinado grupo", apuntó Monreal.

Los Caballeros surgieron en 2011 tras la muerte del máximo dirigente de la Familia, Nazario Moreno González, alias "El Chayo", en un combate con las fuerzas de seguridad en diciembre de 2010, aunque su cadáver nunca fue encontrado.

En poco tiempo esa organización, liderada por Servando Gómez Martínez, alias "La Tuta", Enrique Plancarte, "La Chiva", y Dionisio Loya Plantare, "el Tío", logró el control del negocio del narcotráfico en Michoacán y extendió su área de influencia hacia las regiones colindantes, incluido Guerrero.

Sin embargo, La Familia, que recibió un duro golpe con la captura en junio pasado de 2011 de su dirigente Jesús "El Chango" Méndez, aún cuenta con células que operan en los municipios de Michoacán que colindan con Guanajuato y Jalisco, y tiene mayor presencia en el central Estado de México.

Precisamente la camioneta donde fueron hallados esta mañana los cuerpos, luego de una denuncia anónima, tenía placas del Estado de México.

En declaraciones a la prensa, el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivera, dijo que las víctimas pueden ser originarias de Michoacán y producto de un enfrentamiento entre dos organizaciones antagónicas de ese estado.

Además, dijo que pedirá al secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, el reforzamiento del operativo "Guerrero Seguro" en Tierra Caliente, dado que en esa zona no se ha percibido una mejora de la seguridad.

El Gobierno federal lanzó en octubre de 2011 dicho operativo para combatir las organizaciones del crimen organizado y frenar la ola de secuestros, extorsiones, tiroteos y hallazgos de cadáveres mutilados.

En el operativo participan alrededor de 7.000 miembros de la Policía Federal, el Ejército mexicano y agentes municipales y estatales.

La fiscalía de Guerrero indicó hoy en un comunicado que "los cuerpos están en calidad de desconocidos y serán trasladados al Servicio Médico forense de Iguala, para la práctica de la necropsia de ley y la correspondiente identificación".

Además, señaló que ya abrió una investigación por "el delito de homicidio calificado en agravio de dieciséis personas" y exhortó a los habitantes de Tierra Caliente que tengan algún familiar desaparecido a acudir a las instalaciones del servicio forense.

Hasta ahora, en Guerrero no hay reporte "de ese número de personas desaparecidas", añadió.

El pasado 26 de agosto fueron encontrados los cadáveres de once hombres, también con señales de tortura e impactos de bala, en tres diferentes puntos a lo largo de la autopista Siglo XXI, que une a Guerrero con Michoacán, en el Pacífico mexicano.

En dicha ocasión, presuntos miembros de los Caballeros Templarios dejaron mensajes que sugieren que los asesinatos fueron una venganza entre narcotraficantes o bien parte de la disputa entre organizaciones criminales por el control territorial.

Los miembros de los Caballeros Templarios, una organización con tintes seudorreligiosos, utiliza túnicas con una cruz roja y panfletos con normas inspiradas en las guerras de los cruzados de la Edad Media en Oriente Medio.

Terra Terra Terra/EFE