Narcoviolencia

publicidad
11 de febrero de 2014 • 11:07 PM • actualizado a las 08:43 AM

Hallan el cadáver de periodista secuestrado en México

El periodista mexicano Gregorio Jiménez de la Cruz, secuestrado el 5 de febrero en el estado de Veracruz, fue hallado muerto junto con otros dos cadáveres en una fosa clandestina, informó este martes Enoc Maldonado, director de investigaciones ministeriales de la fiscalía estatal.

Imagen de archivo sin fechar proporcionada por el diario Notisur, del estado mexicano de Veracruz, que muestra al periodista mexicano Gregorio Jiménez de la Cruz.
Foto: EFE en español

Uno de los cuerpos, hallados en el municipio de Las Choapas, "ha sido plenamente identificado como Gregorio Jiménez De la Cruz, de acuerdo con los exámenes periciales correspondientes", dijo el funcionario en conferencia de prensa ofrecida en el Xalapa, capital de Veracruz.

Hasta el momento, cuatro hombres y una mujer fueron detenidos por el asesinato de De la Cruz, quien trataba sobre todo temas de criminalidad para los diarios Notisur y Liberal del Sur, de Veracruz.

Por otro lado, el funcionario aseguró que, de acuerdo con las declaraciones de los detenidos, el crimen fue producto de "las diferencias personales" que tenía el periodista con Teresa de Jesús de la Cruz, dueña de un bar.

Según Maldonado, Teresa de Jesús De la Cruz "amenazó" a Gregorio Jiménez y contrató José Luis Márquez, presunto "jefe de una célula delincuencial que operaba en la zona y a quien le pago 20.000 pesos" (1.470 dólares) para que lo asesinara.

Tanto Márquez como Teresa de Jesús de la Cruz están entre los detenidos.

Al parecer "el motivo de su privación de la libertad y la posterior privación de su vida fueron precisamente las diferencias personales y familiares", dijo el funcionario, quien aseguró que a pesar de las declaraciones de los detenidos, la investigación sigue abierta.

Al respecto, Balbina Flores, represente en México de la organización Reporteros sin Fronteras, con sede en Francia, pidió a las autoridades de Veracruz que antes de hacer comentarios que parecen "concluyentes" se "agoten todas las líneas de investigación, sobre todo la que tiene que ver con la labor periodística" como posible móvil para el asesinato de Gregorio.

"Tienen que tener prudencia y responsabilidad en las declaraciones que hacen, porque puede parece que quieren desviar la atención", dijo Flores a la AFP.

Darío Ramírez, presidente de la oficina en México de la organización Artículo 19, dijo a la televisora Milenio, que de acuerdo a las investigaciones que comenzó a efectuar a raíz del secuestro del reportero, una de las jefas de Gregorio Jiménez le dijo que había manifestado sentir un creciente "miedo al escribir".

"Todas las notas (de Gregorio Jiménez) tenían un tinte de denuncia; trataba de denunciar el ambiente de violencia que se vive en la zona (...) pedimos que se investigue su labor periodística como móvil de su asesinato", dijo Ramírez.

Para el gobierno de Veracruz, "el móvil es de carácter personal; la señora (Teresa de Jesús De la Cruz) había amenazado a Gregorio Jiménez hace tres meses" después de que intervino en una discusión que llegó a los golpes entre ella y una de las hijas del periodista, dijo a Milenio la vocera del gobierno estatal, Gina Domínguez.

Gabriela Rasgado, Diario del Istmo Televisión, comentó en la plaza principal de Coatzacoalcos, donde se congregaron decenas de periodistas tras la conferencia de Enoc Maldonado, que no aceptan la versión de que a Gregorio Jiménez "lo mató una vecina".

El periodista asasinado "reportaba extorsiones, secuestros asesinatos ligados con el crimen organizado, y exigimos que se aclare el varadero motivo de su asesinato", insistió Rasgado.

Reporteros Sin Fronteras ha colocado a Veracruz como uno de los sitios más peligrosos para ejercer el periodismo. Sólo en la administración del actual gobernador, Javier Duarte -que se inició en 2010- 10 periodistas han sido asesinados.

A nivel nacional, 86 informadores han sido asesinados y 20 más han desaparecidos desde 2000, según la oficial Comisión Nacional de Derechos Humanos.

El secuestro de Gregorio Jiménez, perpetrado por un comando en Coatzacoalcos (Veracruz) cuando regresaba a su casa después de dejar a sus hijos en la escuela, provocó una inédita movilización de periodistas en redes sociales.

Reporteros mexicanos y extranjeros se sumaron a la campaña #Lo queremos vivo.

En México no hay ningún condenado por los asesinatos y desapariciones de periodistas.

>>El periodismo, la profesión más peligrosa en América Latina:

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.