HEADER MARKUPS

 
 

Noticias » América Latina

 Elecciones en Venezuela: sus dudas
21 de Noviembre de 2008 07:31

21/11/2008 - 12:33 (GMT) El corresponsal de BBC Mundo en Venezuela, Carlos Chirinos, responderá a sus preguntas.

Redacción BBC Mundo

Nuestro corresponsal en Venezuela responde a sus inquietudes sobre el proceso electoral.

El próximo domingo se celebran elecciones regionales en Venezuela. ¿Qué está en juego en estos comicios? ¿Podría cambiar el panorama político de la nación caribeña? ¿Está en peligro el proyecto del presidente Hugo Chávez o por el contrario éste saldrá consolidado?

Se trata de la primera vez que los venezolanos acuden a las urnas desde que en diciembre de 2007 rechazaran en referendo el proyecto de reforma constitucional impulsado por Chávez, que entre otras cosas buscaba eliminar los límites a la reelección presidencial.

Según los sondeos, la oposición podría recuperar algunos de los espacios que perdió en las elecciones 2004: hasta 8 gobernaciones y un tercio de las 328 alcaldías en disputa. Actualmente sólo controla dos gobernaciones, Zulia y Nueva Esparta.

En estas elecciones hay un factor nuevo en la disputa política: el llamado chavismo "disidente", que incluye a aquellos que por diferentes razones han terminado distanciándose del proyecto bolivariano. Actualmente esa disidencia controla cinco gobernaciones.

Pese al esfuerzo del presidente Chávez por centrar la elección en torno a él y a su proyecto político, nuestro corresponsal en la región señala que la incógnita está en saber hasta qué punto los votantes tendrán en cuenta los problemas concretos que afectan a sus comunidades.

EL SISTEMA ELECTORAL Y EL FANTASMA DEL FRAUDE Hola Carlos. Me gustaría comentaras acerca del sistema electoral venezolano y su seguridad. Sus normas y procedimientos, la forma en que se escogen a quienes trabajarán allí ¿Son puros oficialistas?, las auditorías. ¿Ha habido crítica concreta de la oposición? ¿Crees que es probable un fraude de altas dimensiones?

Los funcionarios del ente comicial aseguran que no se presentarán problemas técnicos. Las mesas de votación están integradas por ciudadanos escogidos al azar dentro del padrón electoral para que realicen un "servicio civil obligatorio".

Ha habido quejas en el pasado tanto de los partidos del gobierno como de los de oposición de que a pesar de lo aleatorio de la selección en algunas partes las mesas han estado integradas mayoritariamente por gente de una u otra tendencia.

Como dije el proceso es hecho al azar, pero para evitar que una eventual integración desequilibrada de las mesas pudiera afectar la votación los partidos que participan en el proceso nombran testigos para vigilar el proceso y el escrutinio final.

Muchos conocedores de sistemas electorales afirman que la participación ciudadana es la mejor garantía de la limpieza de las elecciones.

He estado escuchando con insistencia la palabra fraude, pero no escucho nada concreto de cómo se realizaría el fraude, por eso insisto con la pregunta. ¿Hay probabilidades de fraude? Con tanta auditoría donde participa tanta gente, copia de actas y todo, tantos observadores, ¿es posible? ¿Has oído alguna denuncia en concreto de una señal de fraude? ¿Piensa que la oposición va aceptar los resultados si pierden regiones estratégicas como el Zulia? ¿Cuáles serían las implicaciones de cantar fraude ante un organismo como el CNE que hace un año les dio la victoria? ¿Realmente usted piensa que hay posibilidades de fraude en estas elecciones?

Lo que pasa en Venezuela es que el Consejo Nacional Electoral (CNE) ha formado parte del debate político, con la oposición cuestionándolo y el gobierno defendiéndolo, lo que alimenta la desconfianza opositora y agrava el círculo.

Hay que tomar en cuenta que en el pasado reciente los principales directivos del CNE han dejado el organismo para ingresar en altos cargos nombrados por el gobierno, lo que leva a preguntarse sobre el grado de independencia que tuvieron cuando eran rectores del sistema electoral.

Hoy los rectores del CNE han logrado con cierto éxito sacar al organismo del debate partidista, aunque se considera que las fuerzas están repartidas en una proporción de 4 a 1 entre simpatizantes del gobierno y de la oposición.

Sin embargo, altas fuentes del CNE han asegurado que serían incapaces de imaginar que alguno de los rectores pudiera hacer algo indebido para modificar el resultado de una elección. Al final es un tema de confianza y allí el CNE tiene un punto pendiente pues no ha podido deslastrase de problemas de imagen no muy lejanos.

Las intervenciones de la autoridad electoral para regular la campaña electoral han sido percibidas como "tímidas" a la hora de sancionar al presidente, gobernadores o alcaldes, o medios de comunicación que puedan estar violando normas de propaganda.

Los casos más polémicos, como el supuesto uso de recursos públicos en la campaña que denuncia la oposición, han sido descartados sin mayores análisis por el directorio del CNE, lo que alimenta la suspicacia de la que hablábamos.

Pero un fraude en el proceso de votación mismo parece difícil de realizarse por la vigilancia que ejercen los partidos que participan.

Dicho esto hay que recordar que en unas elecciones locales los "mini-fraudes" son más factibles, pero eso dependerá de la vigilancia de los partidos que participan en el proceso.

¿La oposición se ha preparado para luchar contra el posible fraude del voto electrónico? Ya que sigue una mayoría oficialista en el CNE.

La mejor manera que tienen los participantes en las elecciones de defender el respeto de la votación es la supervisión en las mesas de votación. El CNE da todas las facilidades para que los partidos inscriban testigos que estén presentes en los centros de votación a todo lo largo del proceso.

El funcionamiento de las máquinas de votación fue auditado a satisfacción de los diversos partidos políticos. De hecho el escrutinio final es un acto público por ley, aunque ocasionalmente se dan problemas con la fuerza militar excesivamente celosa de la custodia o por razones de espacio.

El funcionamiento de las máquinas de votación y su programación ha sido auditado a satisfacción de los partidos que tienen sus representantes ante el CNE.

Un punto que generaba suspicacias como la conexión de los terminales a una red se ha cambiado y las máquinas no se conectan hasta haber realizado el escrutinio final e impreso el acta. Sólo allí se conectan para enviar la información a la central del CNE.

EL PAPEL DEL PRESIDENTE EN LAS ELECCIONES REGIONALES Carlos, ¿te parece sensato que el presidente de la Republica sea el que lleve la batuta en la campaña electoral? Pienso que en un país serio, esto no sería posible porque es actuar con ventajas. Las amenazas para intimidar a la población son increíbles, ¿harán efecto? O sucederá lo mismo que cuando el pasado referéndum que la gente no se acobardó y votó en contra de este mandatario y sus caprichos.

Quizá no sea "normal" para muchos un presidente tan activo en una campaña electoral en la que su cargo no está en disputa, pero otros -incluidas personas cercanas a la oposición- aseguran que no es "ilegal". De hecho el presidente lo justifica asegurando que ejerce sus derechos políticos como ciudadano.

En cuanto al estilo retórico presidencial, puede sonar demasiado intensa fuera del país pero también está dentro de la normalidad política local y sobre todo, tiene un gran calado entre sus seguidores, que gustan ese estilo frontal.

Corrígeme si me equivoco pero Chávez me parece como todos los políticos. Solo le preocupa retener su poder del estado.... Sus comentarios de que mandará tanques a los barrios que no votan por él es una señal de su autocracia y despotismo. Si Chávez llega a perder, ¿cree usted que cumpliría con la amenaza de sacar tanques a la calle? ¿Habrá observadores internacionales en los comicios?

Lo de los tanques son excesos verbales del presidente hechos en medio del calor de un discurso ante la masa. No creo que haya que tomarlo literalmente.

El presidente dice que ejerce sus derechos políticos como ciudadano al participar en la campaña. Aunque Chávez asegura que si la oposición gana terreno en estas elecciones entonces vendría una guerra civil, porque los ganadores usarían los nuevos territorios para desestabilizar a su gobierno y que por eso dejaría de mandar recursos que por ley está obligado a entregarles.

Esas cosas no son posibles. Algunos lo entienden como un chantaje inaceptable y otros como "bravuconadas" del presidente buscando conectar con su base electoral.

Pero nadie pronostica salidas violentas en este momento, en parte porque ya es costumbre que con la proximidad de cada evento electoral -y ha habido uno por año en los últimos diez años- la sensación de violencia inminente crezca a medida que se acerca la jornada comicial para desaparecer al día siguiente.

No significa que de lado y lado no pueda haber grupos exaltados -"más papistas que el Papa"- que piensen que hay que forzar la barra. Pero son grupos minoritarios eventualmente controlables por la fuerza pública.

En cuanto a los observadores para estas elecciones no hay misiones técnicas de la OEA o la Unión Europea como en el pasado. Sólo unos 150 "invitados internacionales" se pasearán por los diferentes centros para atestiguar la buena marcha del proceso.

Sin embargo, no tendrán la capacidad técnica de evaluar el funcionamiento del sistema o la pureza de los resultados.

¿Cuántos corresponsales o testigos extranjeros estarán en las elecciones Venezolanas? ¿Por qué en Estados Unidos no se hace lo mismo? ¿Por qué hay tantas elecciones en Venezuela? ¿Existe dictadura en Venezuela?

Según fuentes oficiales para estas elecciones hay unos 150 periodistas internacionales acreditados. La verdad es que en otros procesos, como elecciones presidenciales o los últimos dos plebiscitos ha llegado a haber hasta 500 corresponsales y enviados especiales.

De todos modos es lógico que haya menos interés internacional en estos comicios porque se trata de temas locales y regionales, aunque todo lo que tenga que ver con el proceso que encabeza el presidente Chávez suele despertar gran interés fuera de Venezuela.

En la última década de lo que podríamos llamar la "era Chávez" ha habido elecciones anuales porque el proceso de cambios se ha hecho involucrando al elector, por aquello de la definición constitucional del sistema político venezolano de "democracia protagónica y participativa".

De hecho, la nueva constitución y los cambios que quiso hacerle el gobierno fueron sometidos a consideración popular. El novedoso mecanismo de referéndum revocatorio quiso ser aprovechado por la oposición para cortar el período del presidente Chávez, aunque no tuvo éxito.

En términos electorales no parece preciso hablar de una "dictadura" en Venezuela cuando el elector es convocado permanentemente a participar.

Pero la salud democrática no puede medirse sólo en parámetros electorales y de participación.

LO QUE ESTÁ EN JUEGO EN ESTAS ELECCIONES ¿Que impacto político en contra de Chávez puede tener, en el mejor de los casos, que la oposición recupere o gane las 8 gobernaciones donde las encuestas le favorecen? ¿Cambiarían las cosas en el país? ¿El poder concentrado y el apoyo a la figura presidencial se verían afectados? ¿De qué manera?

Hay que tomar en cuenta que en los diez años del gobierno de Chávez la oposición ha mantenido un caudal de votos de entre 40 y 50%, dependiendo de la ocasión. Salvo el pasado referéndum constitucional de diciembre de 2007 la oposición ha sido minoritaria, pero no por ello insignificante.

Lo que ha sucedido es que el peso de la oposición no se evidencia en la distribución de los espacios políticos e institucionales. Y allí hay que decir que el que la Asamblea Nacional haya sido elegida 100% "roja" se debió al retiro de los opositores, que buscaban deslegitimar la elección.

Igual pasó en las regionales del 2004, cuando el electorado opositor estaba desmoralizado por la derrota en el referéndum revocatorio presidencial de agosto de ese año y confundido por las nunca demostradas denuncias de la dirigencia sobre un supuesto fraude en aquel proceso.

Por eso algunos dicen que lo que podría suceder este domingo es que se produzca una "corrección estadística" que pinte un país más equilibrado en esa relación de fuerzas gobierno-oposición.

Tras la activa participación Chávez en la campaña se verá cuán efectiva es su capacidad de transferir su alta popularidad a los candidatos del gobierno.

Pero aunque se produjera lo que pueda entenderse como una "derrota" oficialista no parece probable que vaya a afectar inmediatamente el alto nivel de popularidad que goza el presidente.

¿Como podría afectar el hecho de que los lideres regionales aliados del presidente Chávez perdiesen la votación y cayeran en manos opositoras? ¿Qué precio tendría esto en el proyecto político del presidente? ¿Perdería influencia en la región?

Aquí hay varias lecturas. Por un lado hay quien dice que la estrategia oficial de presentar estas regionales como un plebiscito en torno a la figura y el proyecto del presidente Chávez, le permitirá medir fuerzas para plantear una profundización de la llamada revolución bolivariana que rescate la iniciativa de la reelección presidencial sin límites, que fue rechazada en el referéndum del 2007.

Otros en cambio afirman que para el proyecto revolucionario, al que definen como fuertemente centralista, el poder regional es parte de lo que será eventualmente modificado y por tanto en el largo plazo carecerá de relevancia.

Con seguridad un avance de la oposición al redefinir el mapa político forzaría al gobierno a hacer algunas modificaciones tácticas, aunque no en la estrategia a largo plazo, para proseguir con lo que el presidente llama el socialismo del siglo XXI.

Creo que el presidente Hugo Chávez ha hecho junto al pueblo Venezolano grandes pasos en el desarrollo social, tecnológico y económico. ¿Conviene que la política del presidente Chávez se pierda, porque una oposición burguesa lo ha decidido así? Si es así, ¿realizar otros proyectos diferentes y parar los presentes no es dar pasos hacia atrás? Yo confío en la acción del presidente Chávez, aunque no comparto algunas cosas, pero no puedo negar todo lo que está haciendo y ha hecho por Latinoamérica y Estados Unidos, cuando los problemas de los huracanes, o la ayuda a Inglaterra con el combustible.

Hay que tomar en cuenta que si en algunas partes del país eso que usted define como "oposición burguesa" desplazara al chavismo, entonces sería una expresión democrática surgida de una votación popular y no por una decisión "sectaria".

El presidente Chávez ha intensificado su campaña de apoyo a los candidatos del PSUV. El concepto de avance es relativo al elector que lo mira. Estando en Venezuela observa uno a diario como políticas que el gobierno presenta como "excelentes" la oposición las denuncia como "desastrosas".

Tan diametralmente opuestas pueden ser las apreciaciones que a veces parece que estuvieran hablando de cosas distintas. Y algo de eso hay: cada cual ve un país y una realidad distinta.

La política de solidaridad internacional a la que usted hace referencia es sin duda alguna loable. Es un justo principio universal que el que esté mejor relativamente ayude al que tiene menos.

Pero como decimos que todo es relativo, hay quienes dentro de Venezuela -incluso reconociendo las necesidades de países hermanos- lamentan las carencias que perciben en sus comunidades debidas a una supuesta falta de recursos.

Por ejemplo, una de las cosas más difíciles de explicar a la gente que sufre a diario el mal servicio de transporte público en Caracas, fue la lógica del subsidio de combustible a Londres, una de las capitales financieras mundiales.

¿Por qué los partidos opositores en Venezuela no logran ningún tipo de liderazgo? Es decir, ¿por qué nosotros los que vamos a votar este domingo no sentimos confianza en los candidatos de la oposición lo que resulta en un problema grave para los que queremos alternativas?

La formación de liderazgos fuertes y populares es la materia pendiente de la oposición. Los partidos tradicionales sufren todavía el sacudón que significó la llegada del chavismo al poder y los nuevos grupo no logran deslastrase del desprestigio que hundió a aquellos.

A pesar de que forman un bloque homogéneo en su "anti-chavismo" persisten muchas divisiones y ciertas desconfianzas entre la actual dirigencia opositora.

En el pasado la oposición, en medio de lo que podríamos llamar una orfandad política, ha promovido dirigentes sin que estos tuvieran la preparación suficiente para la responsabilidad de guiarla.

Como consecuencia ha habido ocasionalmente poca claridad en la estrategia al punto que se le ha hecho difícil capitalizar sus éxitos.

Esa orfandad causa desesperación entre los votantes opositores que no encuentran cómo darle forma institucional a ese sentimiento opositor y genera frustraciones en su base electoral.

Otro problema podría estar en que la oposición sigue definiéndose en contraste al chavismo más que en un proyecto político propio.

BBCMUNDO.com. Todos los derechos reservados y prohibida su reproducción sin la autorización por escrito de BBCMUNDO.com