HEADER MARKUPS

 
 

Noticias » Noticias

 Políticas de mano dura sin una reforma migratoria
29 de Enero de 2009 16:12


Foto: Inmigrante latinoamericano en cosecha en Florida. Foto: AP

Durante la campaña presidencial, el presidente Barack Obama discutió la urgente necesidad de una reforma migratoria integral que ofrezca un camino a la legalización para los estimados 12 millones de inmigrantes indocumentados que actualmente residen en el país.

Por Héctor E. Sánchez

opina ¿Crees que llegue a una reforma migratoria con Obama?
foros Deportan a mujer nicaragüense

También prometió enfrentar este asunto dentro de los primeros 100 días de su administración. Pero algunas señales recientes de sus consejeros indican que probablemente posponga este asunto hasta el segundo periodo presidencial. Este sería un error serio y costoso.

El más claro indicio que refleja esta posibilidad vino del Jefe del Gabinete del presidente, quien dijo que sería difícil hacer de la reforma migratoria una realidad en el primer periodo presidencial.

La nominación de la Gobernadora de Arizona Janet Napolitano como Jefa del Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) también manda una clara señal acerca de cómo su administración trabajará el asunto de inmigración.

Napolitano tiene fama de ser enérgica en favor de la reducción de la inmigración indocumentada. Ella fue la primera gobernadora que llamó a las tropas de la Guardia Nacional con el fin de asegurar la frontera México-Estados Unidos, firmó e hizo ley una de las propuestas más estrictas y anti-inmigrantes, y también empleó sanciones duras contra los empleadores con fuertes multas por contratar trabajadores indocumentados en el estado de Arizona.

Por otro lado, la Gobernadora también vetó muchas propuestas de ley antiinmigrantes que hubiesen podido tener repercusiones nefastas en la comunidad si hubieran sido puestas en vigor y también ha apoyado una reforma migratoria nacional.

Considerando que es la gobernadora de uno de los estados con un mayor sentimiento antiinmigrante se puede decir que su trabajo en este tema ha sido decente. Pero como Jefa de DHS ella tiene que enfrentar este asunto desde otro ángulo. Los derechos de los inmigrantes son derechos humanos y ella necesita encontrar un mejor balance en las políticas que se implementen.

Alguien bien familiarizada con la lucha en favor de los derechos de los inmigrantes es la nueva secretaria del trabajo, Hilda Solís. Desde esta posición ella podrá trabajar desde adentro para defender a los trabajadores y a los inmigrantes, atacando muchas de las tácticas anti-inmigrantes de la administración Bush. Pero ella sola no puede con todo el paquete.

Héctor E. Sánchez es el Director de Política e Investigación del Consejo Sindical Para el Avance del Trabajador Latinoamericano (LCLAA por sus siglas en inglés).

Una encuesta reciente publicada por America’s Voice revela que la mayoría de los estadounidenses (78 por ciento) consideran la inmigración ilegal un problema grave – que debe de ser tratado promulgando una reforma migratoria comprensiva (57 por ciento), en comparación con aquellos que favorecen la aplicación de mano dura solamente (28 por ciento).

También, el 62 por ciento cree que el país sería un mejor lugar si la gente que está actualmente en los Estados Unidos sin documentos se quedaran, trabajaran legalmente y pagaran sus impuestos – un contraste marcado con el 21 por ciento que cree que deberían irse del país ya que están tomando los trabajos de otros.

En esta elección los latinos acudieron a votar en un número record – en parte como reacción a muchas de las acciones antiinmigrantes. Se estima que alrededor de 10 millones de latinos acudieron a las casillas, de los cuales el 67% votaron por el presidente Obama y el 31% por el senador McCain.

Estados clave que usualmente votaban por republicanos votaron por Obama, y los latinos en esos estados claramente votaron en su favor: CO 73% a 23%; FL 57% a 42%; NM 69% a 30%; PA 72% a 28%; y VA 65% a 34%.

La reforma migratoria ha sido aplazada en numerosas ocasiones. No puede esperar otro periodo presidencial de 4 años. No se puede tener una demanda sistémica por trabajo barato y explotable mientras se siguen ignorando los derechos básicos de los trabajadores cuando están aquí.

El presidente Obama dijo: “No quiero dos clases de ciudadanos en este país, quiero que todo mundo prospere. Esa será una prioridad central.” Hoy día 12 millones de personas en esta nación son tratados como ciudadanos de segunda clase – viviendo en las sombras de la nación.

El presidente tiene una oportunidad única. Tendrá los números necesarios en el congreso para impulsar una reforma migratoria y podría también buscar el apoyo republicano para crear un proyecto bipartidista, además de tener la voluntad de los estadounidenses.

Como hijo de un inmigrante, el presidente Obama entiende la prioridad que este asunto representa. La inmigración está cerca del corazón de la comunidad latina, es extremadamente doloroso enfrentar la creciente degradación, humillación, abusos, intolerancia, muertes y explotación que vivimos – tanto los que son ciudadanos como los indocumentados.

Debido a las circunstancias excepcionales de esta elección y la actual recesión económica, es entendible que enfrentar la crisis económica precederá el asunto de la inmigración en los primeros 100 días. Pero si este asunto no es abordado para noviembre del 2010, los demócratas sentirán los efectos de su negligencia en esas elecciones.

Si se enfocan solamente en la mano dura sin una reforma migratoria, le podría costar al presidente el apoyo que ha recibido. Los latinos no son un electorado cautivo y el asunto de la inmigración representa una prioridad que puede motivar a este grupo a votar de cualquier lado del espectro político.

Héctor E. Sánchez es el Director de Política e Investigación del Consejo Sindical Para el Avance del Trabajador Latinoamericano (LCLAA por sus siglas en inglés).

Terra - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.