HEADER MARKUPS

Científicos argentinos estudian glaciares como reguladores en sequía

Comentários0
La idea es medir los caudales a través de un método de disolución de sales.
La idea es medir los caudales a través de un método de disolución de sales. (Thinkstock)

Científicos argentinos investigan el papel de los glaciares de la cordillera de los Andes como "mecanismo regulador" del caudal de los ríos de la zona, lo que permitirá el "mejor cálculo y proyección de obras hídricas" para asegurar el abastecimiento de agua en épocas de sequía.

"Los glaciares cumplen con un mecanismo regulador, almacenan agua en la época buena de años fríos y húmedos, y la entregan en años secos y cálidos" explicó a Efe Sebastián Crespo, científico del Instituto Argentino de Nivología de Mendoza, este del país. Crespo inició esta investigación en febrero, durante el verano en el hemisferio sur, y utilizó como "glaciar piloto" el Orcones Superior, situado en el Parque Nacional Aconcagua, en la zona central de la cordillera de los Andes. El trabajo de Crespo, miembro del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), trata de medir "la cantidad y la forma" en que el agua procedente de los arroyos que salen del Orcones Superior acaba en los ríos que llegan al Mendoza, que también nace en los glaciares. "La idea es medir los caudales a través de un método de disolución de sales", agregó Crespo, que explicó que estas sales depositadas en el río pueden detectarse en otras partes de la cuenca para distinguir qué proporción del agua del río pertenece "a glaciar, a nieve o a aguas subterráneas". Estas mediciones se realizan tomando muestras en el propio glaciar y en distintos puntos de la cuenca del río Mendoza, que realizan tanto Crespo como otros dos científicos que colaboran en el proyecto, y que luego son enviadas al Paul Scherrer Institute de Suiza, donde serán analizadas. "El 98 por ciento del caudal del río Mendoza habitualmente está aportado por la nieve, pero en años de sequía los glaciares permiten paliar el déficit hídrico", explicó el científico argentino, que destaca como principal aporte del estudio la posibilidad de saber "cuándo" va a estar disponible en agua de los glaciares. "Saberlo permitirá plantear mejor el uso de diques reguladores, para contener el agua que el glaciar entrega durante un período seco", añadió Crespo, que reconoció que en provincias como la de Mendoza, donde hay una gran actividad vitivinícola, es "fundamental para el desarrollo humano". La investigación del Orcones Superior permitirá estimar cómo se produce este fenómeno en otros glaciares similares de la zona central de la cordillera, donde hay un precedente de un estudio parecido realizado hace casi 15 años. "Motiva la investigación tanto el desconocimiento como el fuerte retroceso de masa que están sufriendo la mayoría de glaciares en la zona", aseguró Crespo, que reconoció que "visualmente" han detectado que algunos glaciares del Parque Aconcagua está "perdiendo masa". "Visualmente se aprecia que ha perdido masa, es algo alarmante a la vista", indicó el científico, que reconoció que una de sus compañeras en la última expedición científica que realizaron en febrero al Aconcagua, la investigadora Gabriela Lenzano, está estudiando esta posible pérdida de masa del glaciar. Según Sebastián Crespo, la causa más probable es el incremento de temperatura en el planeta, que según proyecciones científicas de 2004, podría ser "mayor en alta montaña que en el llano", aunque estas observaciones todavía no han sido probadas. En este sentido, la estación meteorológica instalada en el Parque Aconcagua por el grupo de científicos argentinos de la expedición SIGMA, de la que formaron parte tanto Crespo como Lenzano, permitirá obtener información precisa sobre la evolución de la temperatura en alta montaña. En su estudio, Sebastián Crespo plantea utilizar las datos de la investigación sobre los glaciares para generar una "cultura del uso del agua" y evitar usos "irracionales" como el riego por inundación en el caso de la agricultura. "Trataremos de ampliarla a más glaciares, el próximo verano haremos más mediciones", concluyó

Crespo.

"Los glaciares cumplen con un mecanismo regulador, almacenan agua en la época buena de años fríos y húmedos, y la entregan en años secos y cálidos" explicó a Efe Sebastián Crespo, científico del Instituto Argentino de Nivología de Mendoza, este del país.

Crespo inició esta investigación en febrero, durante el verano en el hemisferio sur, y utilizó como "glaciar piloto" el Orcones Superior, situado en el Parque Nacional Aconcagua, en la zona central de la cordillera de los Andes.

El trabajo de Crespo, miembro del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), trata de medir "la cantidad y la forma" en que el agua procedente de los arroyos que salen del Orcones Superior acaba en los ríos que llegan al Mendoza, que también nace en los glaciares.

"La idea es medir los caudales a través de un método de disolución de sales", agregó Crespo, que explicó que estas sales depositadas en el río pueden detectarse en otras partes de la cuenca para distinguir qué proporción del agua del río pertenece "a glaciar, a nieve o a aguas subterráneas".

Estas mediciones se realizan tomando muestras en el propio glaciar y en distintos puntos de la cuenca del río Mendoza, que realizan tanto Crespo como otros dos científicos que colaboran en el proyecto, y que luego son enviadas al Paul Scherrer Institute de Suiza, donde serán analizadas.

"El 98 por ciento del caudal del río Mendoza habitualmente está aportado por la nieve, pero en años de sequía los glaciares permiten paliar el déficit hídrico", explicó el científico argentino, que destaca como principal aporte del estudio la posibilidad de saber "cuándo" va a estar disponible en agua de los glaciares.

"Saberlo permitirá plantear mejor el uso de diques reguladores, para contener el agua que el glaciar entrega durante un período seco", añadió Crespo, que reconoció que en provincias como la de Mendoza, donde hay una gran actividad vitivinícola, es "fundamental para el desarrollo humano".

La investigación del Orcones Superior permitirá estimar cómo se produce este fenómeno en otros glaciares similares de la zona central de la cordillera, donde hay un precedente de un estudio parecido realizado hace casi 15 años.

"Motiva la investigación tanto el desconocimiento como el fuerte retroceso de masa que están sufriendo la mayoría de glaciares en la zona", aseguró Crespo, que reconoció que "visualmente" han detectado que algunos glaciares del Parque Aconcagua está "perdiendo masa".

"Visualmente se aprecia que ha perdido masa, es algo alarmante a la vista", indicó el científico, que reconoció que una de sus compañeras en la última expedición científica que realizaron en febrero al Aconcagua, la investigadora Gabriela Lenzano, está estudiando esta posible pérdida de masa del glaciar.

Según Sebastián Crespo, la causa más probable es el incremento de temperatura en el planeta, que según proyecciones científicas de 2004, podría ser "mayor en alta montaña que en el llano", aunque estas observaciones todavía no han sido probadas.

En este sentido, la estación meteorológica instalada en el Parque Aconcagua por el grupo de científicos argentinos de la expedición SIGMA, de la que formaron parte tanto Crespo como Lenzano, permitirá obtener información precisa sobre la evolución de la temperatura en alta montaña.

En su estudio, Sebastián Crespo plantea utilizar las datos de la investigación sobre los glaciares para generar una "cultura del uso del agua" y evitar usos "irracionales" como el riego por inundación en el caso de la agricultura.

"Trataremos de ampliarla a más glaciares, el próximo verano haremos más mediciones", concluyó Crespo.

Terra - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.