HEADER MARKUPS

 
 

Noticias » Noticias

 Pronóstico 2012: ¿Quién va a ganar las elecciones de Estados Unidos?
17 de Enero de 2011 09:07 actualizado a las 10:37

Barack Obama, presidente de EE.UU.

Barack Obama, presidente de EE.UU.
Foto: AP

 
Encuesta

¿Cómo evalúas la administración de Obama?

Votar
 

Por Lyan Babilonia-Al cumplirse dos años del mandato del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el sentir de políticos y líderes de la comunidad latina tanto del partido republicano como del bando demócrata es claro, “las elecciones no se ganarán con discursos políticos”.

Los entrevistados por Terra reconocen que la realidad actual es que ante los violentos hechos ocurridos en Tucson la imagen del presidente ha mejorado. Obama cuenta con la aprobación de un 50% del apoyo de los electores cuando en junio su popularidad había decaído a 45%, según una encuesta realizada por el Wall Street Journal.

Sin embargo, el representante republicano en el Congreso por el distrito 25 de la Florida, David Rivera opina que, “la tragedia de Arizona no va a determinar la popularidad del presidente ni lo que va a suceder en las elecciones del 2012, sino su política económica. El gobierno federal tiene que jugar con un estímulo que fue un fracaso de 1.000 billones de dólares, con la reforma de salud y una reforma financiera que fue un desastre”.

“Lo que sucederá con la popularidad del presidente creo que depende de la manera que quiera gobernar los próximos meses y semanas. Depende si quiere trabajar en conjunto con el partido republicano, si quiere controlar los gastos o si va a mantener su trayectoria izquierdista y desastrosa de los últimos dos años”, señala Rivera.

Mientras para el presidente del partido republicano de Weston en el estado de la Florida, Fabio Andrade, “el mensaje fue claro el pasado 2 de noviembre cuando los republicanos tomaron la Cámara de Representantes”. Ambos coinciden en que se trata de una empatía temporal y que pronto el interés del pueblo volverá a volcarse a temas como el desempleo, la situación fiscal, entre otros.

Ese no es sólo el sentir de los republicanos, Héctor Caraballo, presidente del Club Democrático Cubanoamericano de Miami-Dade está convencido de que el factor determinante en las elecciones del 2012 será la economía. “Yo estoy seguro que la tendencia va a seguir cuando el pueblo norteamericano se empiece a dar cuenta de su labor, cuando las medidas comiencen a surtir efecto”.

Aunque el congresista Rivera describió la situación fiscal y laboral como un factor esencial también piensa que hay otros asuntos que no se pueden perder de vista. “Yo espero que el presidente vaya a recapacitar de su política de los dos últimos años porque no hay manera de gobernar en los próximos dos años si el presidente no recapacita. Hay que trabajar metas en común”, enfatiza Rivera.

Andrade, resalta que Reagan igualmente se enfrentó a un gobierno difícil que tuvo que lidiar con la desintegración dejada por la Guerra de Vietnam, pero pudo trabajar con los republicanos. “También Bill Clinton que tenía muy clara su agenda de inmigración”, sostiene Andrade.

En cuanto a la reforma de salud Rivera defiende que, “se puede mejorar sin llevar al país a la bancarrota, sin amenazar el Medicare”. El plan firmado por Obama pretende ser derogado durante una votación en la Cámara Baja esta semana. Caraballo explica “las intenciones del partido republicano son claras, pero las probabilidades ninguna porque cuando pase al senado no va a aprobarse”.

Errores que no se deben permitir en el futuro

Caraballo está convencido de que la reforma de salud, “no tuvo la simpatía porque la administración no fue capaz de explicarla con lujo de detalles. Con el estímulo tampoco fuimos capaces de explicarles a las personas de forma que entendieran. Pero en el partido nos vamos a asegurar de que esto no vuelva a suceder en el futuro”.

Además, Caraballo dice que “Obama fue elegido para ser un presidente reformador y transformador y eso es lo que debe ser”. Más aún al reconocer que el presidente subió al poder con el voto de los independientes.

En este punto no concuerda con el representante Rivera quien asegura que la obligación de Obama al entrar a la Casa Blanca es proteger la seguridad nacional. “El presidente nos ha demostrado que está más interesado en la seguridad de su nación que en la de otros países”. Además acusa a la actual administración de trabajar contra sus amigos y beneficiar a sus enemigos. “Lo hemos visto con la obstaculización del TLC con Colombia”, dice Rivera quien también es miembro del Comité de Relaciones Exteriores.

Rivera deposita toda su confianza en su partido diciendo que “los datos históricos demuestran que el partido republicano va a ganar las elecciones del 2012. No se había visto una ola del partido republicano como la que ganó el 2 de noviembre desde 1938”.

La carta de los hispanos

El tema clave de muchos hispanos es reforma migratoria. El Consejo Nacional de la Raza, entre otros grupos ha insistido en su aprobación.

Para Caraballo, “se ha tratado, pero no se ha podido. Se ha quedado en conversaciones porque no se cuenta con los votos suficientes.” El ejemplo se vio con el Dream Act que era una ley más sencilla, y de todas formas recibió la estocada final en el Senado el 18 de diciembre. “No obstante, reconoció que en “los primeros dos años no se fue tan insistente y había demócratas que tampoco apoyaban la ley”.

Aunque la Casa Blanca ha dicho que el nuevo Congreso debe insistir en una reforma migratoria, republicanos y demócratas ven difícil su aprobación en los próximos dos años.

Mientras las opiniones de los líderes conservadores o liberales, republicanos y demócratas comienzan a sentar la pauta sobre los puntos en los que estará basada la campaña electoral del 2012; los estadounidenses harán sus marcas de cotejo sobre el funcionamiento del paquete de estímulo de casi mil millones de dólares, la reforma de salud de $940,000 millones y por supuesto el nivel de desempleo que recientemente bajó a 9.4 por ciento.

Terra - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.