Retrospectiva 2012

publicidad
05 de diciembre de 2012 • 06:56 AM

Licitación del litio: historia de un proceso desierto

En octubre el Ministerio de Minería declaró inválido el proceso de licitación.
Foto: Agencia UNO
 

 A mediados de noviembre y tal como había anticipado el subsecretario de Minería Francisco Orrego, se decretó definitivamente inválida la licitación del litio.

Proceso que ha tenido una serie de traspiés y que partió incluso con un foro en el que participaron Pablo Wagner - renunciado subsecretario de Minería – y el ex Presidente Ricardo Lagos quien planteaba un debate abierto entre diferentes sectores.

Hace pocos días se conoció que considerando viajes y varios trámites para concretar la licitación, el Estado gastó $ 30 millones; además, con el reciente decreto finalmente ya no hay proceso de licitación e incluso se dejaron sin efecto las bases del concurso, tras la determinación del Comité Especial de Licitación de Litio.

Por otra parte y pese a que no se confiaba en que Codelco tuviera intenciones de ingresar al negocio, la estatal ha informado que incluso está buscando un socio para esta operación. De todas formas será una decisión que tome recién el próximo año.

Polémica licitación

Si bien en junio de 2012 se abrió el proceso de licitación de los Contratos Especiales de Operación del Litio (Ceol), e incluso Wagner buscó interesados en Nueva York, recién en septiembre y tras presentarse tres ofertas, SQM se adjudicó la primera licitación al contar con la mejor propuesta económica de $19.301 millones (US$40,63 millones).

Sin embargo un mes después el Ministerio de Minería declaró inválido este proceso, argumentando que la compañía no cumplió con las bases de licitación para explorar y explotar litio durante 20 años en cualquier área del territorio chileno.

Luego de esto el Grupo Errázuriz que también participó en el proceso, presentó una querella por el delito de perjurio en contra de la empresa SQM por mantener litigios con el Estado de Chile; tras esto el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago acogió a trámite la querella  y ordenó al Ministerio Público investigar el fallido proceso de licitación del litio.

Pero este no fue el único problema que presentó este proceso, porque una de las principales dudas eran respecto del conflicto de interés que tendría el ministro de Minería Hernán de Solminihac por tener a su hermano, Patricio de Solminihac, justamente en SQM.

Es por este motivo que el secretario de Estado se marginó del proceso, dejando a cargo a Wagner, quien renunció tras la fallida licitación.

Terra Terra