Internet

publicidad
07 de febrero de 2013 • 07:07 AM • actualizado a las 03:52 PM

Si me conmueves, dono: ¿qué hay detrás de la caridad online?

GiveForward, sitio de crowdfunding.
Foto: Reproducción
 

Mientras se zambullía en una piscina, Wendy Ruggiero sufrió un accidente que la dejó paralítica.

"Wendy es madre de tres niños. Tuvo una fractura de cuello y una lesión severa en la médula espinal. Puede mover sus brazos, pero no controlarlos. Su respiración es débil y por ello ha debido permanecer más tiempo en cuidados intensivos (...) El proceso de recuperación apenas comienza. Este sistema de apoyo le ayudará a superar los retos que ella y su familia tienen por delante".

El mensaje acompaña el perfil del "fondo para la familia Ruggiero", publicado en octubre de 2012 en la página web GiveForward, uno de los muchos sitios de crowdfunding o financiación colectiva en Estados Unidos, que no sólo permiten financiar proyectos de todo tipo (películas, inventos, viajes, etc) sino también asuntos relacionados con la salud.

Los Ruggiero y muchos otros acuden a estos sitios para pedir dinero que los ayude a resolver emergencias, pagar operaciones, trasplantes, tratamientos para distintas enfermedades, accidentes, ayudas técnicas (sillas de rueda, por ejemplo) y hasta funerales.

En menos 10 días la familia de Breena consiguió los fondos para construir una rampa en la entrada de su casa.

Está claro que las familias y amigos de enfermos han organizado recolectas informales con estos mismos fines desde hace mucho. Hoy en día es bastante común ver anuncios y fotografías de personas enfermas que solicitan ayuda en las redes sociales.

El problema es que los sitios como Facebook o Twitter no poseen una plataforma de donación de dinero ni tampoco de verificación, que permita identificar si se trata de casos verdaderos. Cuando uno lee este tipo de historias y se conmueve, no es lo mismo hacer clic en "Me gusta" que tener la opción de "Done aquí".

Además, a través de estas páginas es posible alcanzar las metas monetarias más rápido, pues la campaña no sólo se distribuye en el círculo de amistades y en los conocidos de los conocidos, sino que va mucho más allá. Y cuando el panorama se amplía, las sumas de dinero también lo hacen.

El mejor ejemplo de ello es la campaña de Ruggiero, que hasta el momento en que se escribió esta nota había logrado recaudar US$83.418 de los US$100.000 fijados como meta.

No te conozco, pero te quiero ayudar

"Estos sitios de internet son una gran herramienta para organizar una recolecta de fondos rápidamente y no hay que preocuparse por procesar tarjetas de crédito u otras formas de pago", dice a BBC Mundo Mike Chavez, locutor de una emisora de radio en Oregon, Estados Unidos.

Él es el creador de la iniciativa "Una rampa para Breena", una niña de 4 años con parálisis cerebral, que necesitaba mejorar su desplazamiento en silla de ruedas al entrar y salir de su casa.

Tras conseguir la meta inicial para construir la rampa en pocos días (poco menos de US$2.000) a través del sitio GoFundMe, la idea se transformó en un proyecto que pretende hacer lo mismo en otras casas de familias que lo necesiten.

YouCaring invita a apoyar varias causas.
Foto: Reproducción

"La primera vez que escuché de GoFundme fue cuando doné a una causa que vi en Facebook y me llamó la atención. Una persona pedía dinero para comprarle un Ipad a su hijo mudo. Leí la historia y sentí la necesidad de aportar. Fue muy fácil hacer el donativo", explica Chavez.

Cuidado

Pero tanta generosidad también puede ser peligrosa. Como explica Alice Park, en un reciente trabajo publicado en la revista Time, la simplicidad de estos modelos de financiación convierten a estas páginas en un blanco fácil para los estafadores.

"Hace poco, un usuario de GoFundMe fue capturado después de haber asegurado que padecía cáncer, solo para estafar miles de dólares", escribe Park, en el artículo que fue publicado en el mes de diciembre.

Para ello, explica, las compañías exigen que cada donación posea un pérfil válido en Facebook. La campaña sólo estará disponible para los contactos que tenga esa persona en su red social, hasta que recaude un mínimo de US$100. A partir de ese momento, cualquier persona que lo desee podrá donar.

La promesa es que quien quiera hacerlo no pondrá en riesgo su seguridad.

Chavez describe otras complicaciones de estos sistemas: "GoFundMe, por ejemplo, descuenta una comisión del 5% por cada donación que se realiza. Y luego, el servicio que realiza la transacción (en esta caso wepay.com) cobran otro 2,3 %. Considero que es una tarifa bastante alta".

GiveForward, en donde también se pueden enviar "abrazos virtuales", permite hacer transferencias de dinero a través de PayPalm, con una comisión del 7%. Otras páginas como YouCaring.com aseguran no cobrar ningún porcentaje.

A pesar de las quejas, el comentario general es que sin la ayuda de estas herramientas hubiese sido imposible la recaudación de manera segura de montos de dinero tan altos, en períodos de tiempo tan cortos.

BBCMundo.com Derechos reservados. Todos los derechos de los contenidos de este sitio (incluidos los de autor) son propiedad de la British Broadcasting Corporation (BBC,Corporación Británica de Radiodifusión).